OpiniónSin categoría

Que sea el año de la Esperanza

Empieza un nuevo año que debemos convertir con nuestro coraje y nuestra determinación en el año en que Venezuela recupere la esperanza. Es obligatorio que todos, como pueblo, aprendamos de los errores del año anterior y tomemos la decisión inaplazable de rebelarnos de forma pacífica y democrática a esta tiranía fracasada que somete a todo el país al hambre, a la enfermedad y a la violencia.

El año 2017 debe ser el año del milagro venezolano: debemos convertirnos, una vez más en nuestra historia, en el pueblo que parió al Libertador de América, en el pueblo aguerrido que supo derrotar las pretensiones de dictadores, en el pueblo alegre y pujante que construía un futuro en paz para sus hijos.

En su última carta “2017: Dictadura o Democracia”, la que logró sortear la censura de Ramo Verde, Leopoldo nos dice en relación a la tiranía de Maduro: “… Siempre he creído que el no tener una postura clara y en consecuencia firme, sobre lo que estamos enfrentando los demócratas, se corre el riesgo de seguir permitiendo su consolidación y la destrucción del país, por eso afirmo que el primer paso para una estrategia compartida por todas las fuerzas democráticas es reconocer y saber a qué nos estamos enfrentando”.

Este año, en los próximos meses, en las semanas que vienen, desde estos primeros días de este 2017 debemos organizarnos, movilizarnos y apoyarnos para ejercer todos nuestros derechos en la calle sin pedir permiso más que el que nos otorga la Constitución, sin titubear en escenarios confusos que buscan dividirnos, sin escuchar cantos de sirenas que pretenden engañarnos en diálogos falsos y sin echarnos para atrás ante las amenazas de la Dictadura que pretende infundirnos el veneno paralizante del miedo.

Y para alcanzar nuestra Libertad debemos tener una agenda clara y firme como nos propone Leopoldo:

1- La Asamblea Nacional debe dictaminar la Responsabilidad Política y Constitucional de Nicolás Maduro para así decidir sobre su abandono del cargo.

2- Recuperar el derecho al voto que nos fue robado en el 2016. La AN debe nombrar los nuevos rectores del CNE conforme a derecho.

3- Organización y movilización popular. Ejercer nuestro derecho a la protesta en la calle, con coraje y amparados por nuestra Constitución.

4- La ampliación de la Mesa de la Unidad Democrática hacia el Movimiento de la Unidad Democrática para que los nuevos desafíos a los que nos enfrentaremos este año sean asumidos y compartidos por todas las fuerzas vivas de la sociedad. No es correcto ni suficiente dejar todo ese peso en los hombros de los partidos políticos únicamente. Todos debemos asumir nuestra responsabilidad en la conducción de nuestro destino.

5- Consolidar un Acuerdo Nacional, en el cual todos los venezolanos definamos juntos las metas y los objetivos en la reconstrucción de nuestro país para lograr la Mejor Venezuela que todos soñamos.

Este es el año, Venezuela. Este debe ser el año de la libertad, de la paz, del bienestar y del progreso para todo nuestro pueblo hambriento.

Nuestro método es la lucha no violenta y nuestro objetivo es rescatar a Venezuela. Nuestro mayor enemigo es la desesperanza. Por eso los invito a armarse de coraje, a ejercer sus derechos, a conquistar su futuro y a asegurarles la comida a sus hijos.

Como nos dijo Leopoldo el 18 de Febrero del 2014: “el que se cansa pierde” y aquí nadie se cansa! Llegó la hora de alzar nuestro espíritu rebelde y tomar las riendas de nuestro destino.

¡Es ahora Venezuela! Fuerza, fuerza, fuerza y Fe. Juntos sí podemos.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close