OpiniónSin categoría

Qué significa la aplicación de la Carta Democrática

La Carta Democrática, una vez aplicada, nos ayudará a corregir la corrupción, las injusticias y la grave crisis generada por quienes no quieren abandonar el poder.

Mucho se ha hablado en las últimas semanas sobre la necesidad de aplicar la Carta Democrática en Venezuela. Quiero explicarles a los Venezolanos qué significa la aplicación de la Carta Democrática.

La Carta Democrática es un instrumento acordado por todos los países miembros de la OEA para fortalecer y preservar la Democracia en nuestras naciones. Esta Carta fue aprobada el 11 de septiembre de 2001 en Lima. Venezuela, en aquel entonces gobernada por Hugo Chávez, aprobó junto a todos los países de las Américas la redacción y contenido de este instrumento por lo que está obligada a su cumplimiento.

La Carta es un instrumento para situaciones como las que vive Venezuela. Su función es buscar los mecanismos para evitar que se pierda la Democracia en un país hermano de la Región o fortalecer las instituciones que permitan la supervivencia del sistema democrático.

Hace poco tiempo tuve el honor y el placer de reunirme en privado con el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, a quien le pregunté justamente qué sucedería luego de que los miembros de la OEA acordaran la aplicación de la Carta en Venezuela. Su sencilla respuesta aclaró mis propias dudas: “Una vez que los países miembros voten para ayudar a Venezuela a través de la aplicación de la Carta entonces una Comisión de la OEA viaja a Venezuela como mediador, como intermediario, para acordar los mecanismos que permitan la solución de los graves problemas que tiene el país. El primero de ellos es celebrar unas elecciones y abrir los canales para resolver los problemas de escasez de alimentos y medicinas.

En Venezuela no vivimos en Democracia. No solo no hay independencia de poderes para que se celebren elecciones libres y transparentes, no solo la Justicia es manipulada por los poderosos de turno, no solo existen presos políticos y violaciones a los derechos humanos sino que, y más grave aún, nuestro pueblo literalmente muere de hambre o muere por falta de medicinas o muere a manos de la violencia criminal que el régimen ha promovido y organizado.

Venezuela ha sido protagonista, en el pasado, de grandes acciones solidarias con países que han caído en las tentaciones dictatoriales de algunos pocos. Por eso es necesario que hoy cuando es Venezuela la que sufre las consecuencias del abuso de poder y de las violaciones a todos los principios democráticos, que nuestros países hermanos de la Región exijan la aplicación de la Carta para rescatar la Democracia en nuestro país.

La Carta será, una vez aplicada, un instrumento que nos ayudará a corregir los errores, la corrupción, el desfalco, las injusticias y la grave crisis que padecemos por culpa de unos pocos que no desean abandonar el poder de forma democrática.

Para amar hay que aprender a dejarse amar. Los venezolanos hemos amado mucho y muchas veces a nuestros hermanos del continente cuando nos necesitaron. Es hora de dejarnos amar por quienes desean ayudarnos a rescatar la senda de un país que vuelva a ser la Venezuela que Latinoamérica admiraba.

Quiero terminar con la frase que Leopoldo gritó desde su celda: “iGracias, gracias, gracias! A todos los que están apoyando la causa de los Venezolanos”. Esas gracias son para los países miembros de la OEA. Seguimos en la lucha por rescatar a nuestro país.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close