Opinión

Lo que queremos y por eso luchamos es una política que nos libere de la violencia y la muerte

Cuando escribo van sesenta y siete víctimas fatales. Todas nos hieren profundamente. Venezolanos todos, no podemos aceptar la distinción salvaje de si son o no de “mi” lado. La abrumadora mayoría lo son de la represión. Otras no. Pero todas son de la violencia, radicalmente antipolítica. Porque la política dirime las diferencias y resuelve los conflictos no ignorándolos o prohibiéndolos, sino mediante la razón, los argumentos, la eficacia en los medios lícitos de lucha, en el marco de los límites y las garantías constitucionales y legales. Por eso es que hay que cuidarlos y respetarlos. Por eso es que se comete un crimen tan grande al borrarlos, despreciarlos, violentarlos.

Sobre las causas de la protesta y los excesos de la represión mi posición es conocida. Soy uno más entre los millones de venezolanos que quiere cambio. Un cambio para la libertad, la paz y el progreso de todos. Sin divisiones, sin discriminaciones, sin exclusiones. Por ese cambio lucho y también porque sea democrático, pacífico, constitucional y electoral. Por eso considero tan insensato que se cierren los caminos, se dinamiten las rutas, se tapen válvulas para que el pueblo se exprese respetando y siendo respetado en sus derechos democráticos.

El miércoles 7 en la tarde murió Neomar Alejandro Lander Armas, un joven de 17 años. La versión oficial es que le estalló un mortero de fabricación casera. La otra es que lo impactó un objeto contundente que, como en otros casos conocidos, le fue disparado al cuerpo. Los videos no son claros. En estos casos es cuando se pone en evidencia la falta que nos hacen cuerpos del Estado al servicio de todos, capaces de producir una investigación creíble, aceptable por encima de opiniones y pasiones, que ayude a la convivencia y a la paz. Lo que se ha hecho para parcializarlos y polarizarlos, por lo tanto, es un daño a la sociedad entera que los necesita así: profesionales, imparciales, idóneos.

La batería propagandística oficial descarga acusaciones contra el diputado Miguel Pizarro. Adjetivos sin pruebas, injurias, difamaciones. Se juega irresponsablemente con el nombre de una persona cuyo dolor por lo ocurrido me consta. El poder es responsabilidad, no licencia para la irresponsabilidad.

Conozco a Miguel Pizarro. No solo valoro la valentía que el país hoy le reconoce, también su compromiso honesto y sincero. Es uno de los políticos más sensatos que conozco, y conozco a muchos de todas las edades. Es inteligente, se preocupa por conocer y comprender. Un hombre de diálogo, convencido de sus ideas propias y respetuoso de las ajenas, pero sobre todo consciente de que por esa vía difícil es que se identifican, procesan y resuelven las diferencias reales e importantes y se distinguen de las falsas o subalternas.

Soy su amigo, a mucha honra.

Tags
Mostrar más

Ramón Guillermo Aveledo

Ciudadano libre. Abogado, político, profesor e intelectual venezolano. Miembro y dirigente del partido COPEI. Exsecretario general de la Mesa de la Unidad Democrática. Coordinador Internacional de la MUD.

Artículos relacionados

Close
Close