Cuando la veo a los ojos la chispa se enciende

Querida Maribel: Aunque soy maduro para muchas situaciones de la vida, para el amor soy tímido, hace siete años conocí a una mujer interesante de la que me enamoré casi sin darme cuenta. Inicialmente fuimos amigos inseparables, le declaré mi amor en dos oportunidades, estaba renuente, al fin me aceptó salimos como novios unos meses pero después la relación se enfrió porque ella pasó por un noviazgo doloroso y eso como que la ha predispuesto a no entregarse en otra relación, porque cree que me puede hacer daño, a veces, me cansa esa tonta indecisión. Mis amigos me han presentado otras posibles candidatas para que me hagan olvidarla y me saque de mi letargo, pero cada vez que nos miramos a los ojos el pase de corriente se siente como el primer día. En síntesis, sé que me estoy haciendo daño y el tiempo pasa pero no quiero estar sentimentalmente con otra mujer solamente por matar la soledad, pues creo que sería peor, quiero acabar con cualquier posible oportunidad, pero ni el alejarme de ella ni el conocer otras mujeres lo ha logrado. Cuando veo a la mayoría de amigos y familiares que se han establecido con sus parejas yo también deseo hacer lo propio. Quiero que me des una orientación y las decisiones y consecuencias corren de mi parte. Saludos y mil gracias. Juan Carlos.

Estimado Juan Carlos: Además de estar enamoradísimo, tú amas a esa mujer y esa es la razón por la cual no te ha interesado ninguna otra de las que te han presentado tus amigos. Mi recomendación es que le aclares a ella que nada de lo que haga, dentro de límites aceptables, por supuesto, permitirá borrar el amor que sientes por ella, que tendrás toda la paciencia del mundo para esperar que ella supere la mala experiencia que tuvo en su otra relación, que te permita ayudarla a superar esa situación y que esperas que en un tiempo prudencial, cuando ella se sienta bien y lista para comenzar a disfrutar de una nueva relación sana y sincera, tú estarás allí para recibirla con los brazos abiertos. Y haces muy bien en que, a pesar de la buena voluntad de tus amigos, no te obligues a comprometerte con alguien si de verdad no sientes nada por esa persona y todo será para bien.

 

Relacionados:

Mi amor por él se ha terminado

Leer más

Especial | Enamorados en apuros

Leer más