Opinión

Orgullo venezolano

Hubo una época durante la cual a los venezolanos en el mundo se nos distinguía por nuestra capacidad de compra y por la belleza de las hijas de la primera generación que recibió las proteínas de la economía democrática y la renovación genética de la inmigración europea. Eso de la capacidad de compra (“ta’barato, dame dos”), producto del auge petrolero de los años setenta, no era muy elegante y con frecuencia era lo contrario. En cuanto a la belleza osmelsouziana pronto se convirtió en base para promover la prostitución caribeña en todo el mundo: cualquier trabajadora sexual de cualquier origen que se dijera venezolana podía subir la tarifa.

Los años oscuros del chavismo destruyeron ese efecto que mezcló la extravagancia y la vergüenza. Mostrar, en cualquier lugar donde se estuviera por causa de la necesidad o de la diáspora, el pasaporte venezolano, se convirtió en una experiencia penosa. Por lo menos una mirada conmiscerativa había que soportar. Ser venezolano ha sido, a los ojos del mundo, una desgracia: si no eras rico eras un menesteroso refugiado, y si mostrabas dinero eras seguramente uno de los delincuentes que tenían secuestrado ese país. Eso cambió hace dos meses al costo de los enormes sacrificios que están haciendo los venezolanos para librarse de sus secuestradores. Ahora, al revelar nacionalidad venezolana en cualquier parte del mundo libre hay que prepararse para recibir tu parte del homenaje de la humanidad pasmada ante un pueblo que demuestra tal determinación de libertad.

Ese heroísmo colectivo es el aval que ha acreditado ante el mundo la consulta popular de hoy. Los venezolanos van a mostrar los números de su determinación democrática. Los secuestradores han forzado todas las normas para impedir o debilitar este testimonio. Pero ya no pueden engañar a nadie. Los casi cien héroes caídos son el testimonio aceptado en todos los rincones del planeta. El mundo respalda hoy a Venezuela.

Tags
Mostrar más

Rafael Poleo

Director -Editor del diario El Nuevo País. Fundador de la Revista Zeta. Presidente del Grupo Editorial Poleo. Periodista. Analista político.

Artículos relacionados

Close
Close