La jornada que dejó “en mora” a la MUD terminó sin baranda pero con telón

“El pueblo decide”. Así se llamo la jornada que este domingo 16 julio llevo a cabo la oposición e incluso, quienes no militan dentro de los partidos que integran la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Hablamos del “chavismo disidente”. 

Desde las 7:00am hasta casi las 8:00pm. Fueron casi 13 horas en que millones de personas acudieron a 2.030 centros ubicados a lo largo del país para expresarse contra la Constituyente. 

Y ese número es, aunque no parezca, uno de los más importantes. 2030 puntos, 7 veces menos que los que se colocan en una elección normal, que son poco más de 14 mil. 

Con esa cantidad de mesas, a nivel nacional, 7.186.170 salieron a responder, la mayoría, tres preguntas. 

Una consulta que tiene más de contexto que de hecho en sí. 

Días antes, el Contralor General de la República, Manuel Galindo, había señalado que, quien promoviera esta consulta podría recibir sanciones penales y administrativas. Cosa por demás, que no está dentro de sus competencia. Mientras, la Presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, señaló múltiples veces que está consulta no era vinculante y prácticamente la anuló. 

Esa “anulación” semántica vino acompañada de la realización de un simulacro y ferias electorales de cara al 30 de julio. 

Aún así, más de 7 millones salieron. 

Desde muy temprano, el teatro de Chacao de convirtió en un centro de operaciones y comunicaciones para la jornada. De allí, entraban y salían políticos, representantes de distintos sectores, medios nacionales e internacionales, entre otros. 

Una jornada que inició formalmente a las 7:00am con la instalación de 14 mil mesas. Y desde antes, desde las 6:00am, ya había personas haciendo cola en muchísimos de estos centros. 

El ambiente era casi de fiesta. Ciertamente se cumplía y explicaba aquello que señaló el rector de la Universidad Experimental, Raul López, de que el venezolano es “genéticamente demócrata”. 

Aún y cuando personas de la talla de Benigno Alarcón hacían énfasis en que no era una elección secreta dado que las personas respondían las preguntas frente a los miembros de mesa, aún así, millones salieron. 

Y esa es una frase que se puede repetir en cada oración. 

El oeste impresionó a propios y extraños. Muchos políticos daban por sentado que, la mayoría de las personas de las zonas ubicadas hacia ese lado de la capital, se moverían hacia el este. Más que darlo por sentado, organizativamente, así lo pensaron. 

Sin embargo, siempre hay un pero. En este caso, es que las personas se apropiaron de sus espacios y, nuevamente, salieron millones. Salieron en familia a ejercer un derecho. 

Caricuao, El Valle, Antimano, Coche, la Candelaria, San Agustín y Catia fueron-y dieron- ejemplo. 

Por supuesto, en una sociedad no sólo polarizada sino donde la violencia ha plagado cada rincón, San Agustín y Catia, fueron testigos tristes de cómo la intolerancia cada vez cobra mayor terreno. 

En San Agustín, grupos afectos al oficialismo llegaron rompiendo mesas y desmantelando el centro dispuesto por los opositores. 

Esto hizo que se moverían hacia Parque Carabobo, donde, frente al Ministerio Público estaba dispuesto un “punto soberano” como lo calificaron. Un punto que también estaba a metros del Liceo Andrés Bello donde se realizaba un simulacro para la Constituyente. 

“Cuando los chavistas vieron que bajaban los cerros, se molestaron.  Bajamos con nuestras bolsas de comida porque estamos cansados de esto”, expresó un habitante de la zona quien emprendía camino a la avenida Universidad para firmar y participar en su consulta. 

Un punto, el de Parque Carabobo, que contó con la presencia de la Fiscal General, quien pasó a “saludar” más no a participar. 

Y un punto que tuvo que “cerrar” aún y cuando tenía electores en cola que tuvieron que migrar hacia Parque Caracas, en la Candelaria, por “motivos de seguridad” ya que varios oficialistas pasaban intimidando luego de las 5:00pm. 

El otro hecho lamentable, por decirlo menos, acabó con la vida de una venezolana, Xiomara Scott, una enfermera que participaba en la jornada en Catia cuando civiles armados arremetieron contra los opositores, quitándole la vida a ella e hiriendo a tres personas más. 

Todo esto, frente a la sede de la Policia Nacional Bolivariana (PNB).

Esto generó un caos en el que los opositores buscaron resguardo en una iglesia, también frente a la PNB. 

Todo esto en lugar donde se esperaba al presidente Nicolás Maduro y que, se supone, debía estar custodiado. Aún así, una venezolana perdió la vida. 

Estás personas, más de 300, permanecieron secuestradas por poco más de una hora, ya que afectos al oficialismo los rodearon. 

Durante este tiempo, periodistas fueron robados y golpeados. Todo, nuevamente, frente a la mirada de funcionarios de la PNB. 

Este cuerpo desplegó un operativo para “acordonar” la Iglesia, en la que se encontraba el Cardenal Jorge Urosa Sabino. 

El desalojo consistió en detener autobuses que pudieran sacar a las personas y hasta las denominadas jaulas para trasladar detenidos, se usaron. 

Mientras las personas salían de la Iglesia, irónicamente los oficialistas les gritaban “asesinos” y “terroristas”. 

Seis autobuses y dos “jaulas” se usaron para poder liberar a los opositores. El carro que trasladaba al Cardenal fue el último en salir. 

Una joven que había acudido junto a su madre a participar en la consulta, en estado de shock, relataba que era “indignante” que “la policía, en vez de reprimir a los chavistas que llegaron disparando, nos sacaran a nosotros como delincuentes de la Iglesia”. 

Muchas de estas personas fueron ayudadas por funcionarios de la PNB para salir del lugar. El Presidente Maduro, nunca llegó al lugar. Vale acotar que el coronel Bladimir Lugo estaba presente en el operativo. 

Tras este triste lunar, la jornada siguió en otras partes. 

Muchos centros fueron visitados por los cinco expresidentes que arribaron al país el sábado para fungir de observadores del proceso. 

Aún y cuando la Comisión garante, conformada por los rectores de varias Universidades señalaron que las mesas debían cerrar a las 7:00pm, en muchos centros aún pasada esa hora, permanecían las colas lo cual generó un retraso importante en el anuncio de los resultados. 

Aunque no hubo barandas, hubo una gran cortina, roja, que por casi cuatro horas se mantuvo cerrada. 

A las 11:30pm aparecieron los rectores

Cecilia García Arocha (UCV); Benjamin Sharifker (UNIMET), Jose Virtuoso (UCAB); Jessy Divo (Universidad de Carabobo) y Raúl López (UPEL). Ellos, ofrecieron cifras sobre la jornada recalcando que eran números obtenidos luego del 95% de las actas o cuadernos escrutados. 

Este número de más de 7 millones es para ellos, “un gran país que mando un mensaje claro y contundente al mundo”. 

Sharifker garantizó que los cuadernos serán destruidos progresivamente para impedir la utilización de esa data. 

Por su parte, García Arocha, señaló que “negar la alta participación que hubo en la jornada, es no vivir en Venezuela”. 

Esto fue posterior al pronunciamiento de los expresidentes, quienes resaltaron la jornada como un “ejemplo para el mundo” y le pedían a la región que se tratara de un hecho legítimo y al gobierno, que escuchara dicho mensaje y que “tomarán partido”, citando a Desmond Tutu. 

La (des) hora politica 

Los políticos mantenían sus largas reuniones. A pesar que se había dicho que anunciarían al país sobre la llamada  “Hora 0”, esto no ocurrió. 

Cerca de las 12:00am, el Presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, en compañía de diputados, el gobernador de Miranda, Henrique Capriles y distintos representantes de sectores de la sociedad civil aparecieron para seguir alabando la jornada y a los venezolanos. 

Borges señaló que la consulta era la demostración de que el país quiere cambio. Aseguró que ellos lucharán para lograr dicho cambio. 

Sin embargo, no hubo anuncios. Estos quedaron postergados para este lunes al mediodía. 

Extraoficialmente se maneja que la construcción y ejecución de esta “Hora 0”, estaría generando roces. 

Desde trancazos más prolongados hasta paros de varias horas están en el tablero. 

Más allá de eso, la dirigencia opositora vuelve a tener una deuda importante con esos 7 millones que amanecieron el lunes sin una ruta clara y con una venezolana menos. 

En números 

El rector de la Universidad Metropolitana, Benjamín Scharifker, informó sobre  los resultados de las tres preguntas: 

  • La número 1: obtuvo 6.387.854  (98,4%) para el Sí y 8.440 (0,13%) el No, 
  • La numero 2: 6.393.048 (98,5%) Sí y 7.791 (0,12%) para el No. 
  • La numero 3: el Sí obtuvo 6.384.607 (98,3%) y el No sacó 9.089 (0,14%).

En Venezuela votaron 6.492.381 personas y en el exterior, 693.789. 

2030 puntos fueron habilitados con 14304 mesas en Venezuela. En el exterior, 532 ciudades en 82 países con 612 puntos. 

Un dato interesante aportado por el periodista Eugenio Martínez, pequeño dato de Puzkas: en 1999, el expresidente, Hugo Chávez, logró que 3.516.558 de venezolanos salieran a apoyar la Asamblea Nacional Constituyente que produjo la actual Constitución . 18 años más tarde, el Presidente Maduro, generó con su llamado a una Constituyente, que 7.186.170 la rechacen.

Relacionados: