.

Venezuela necesita un Gobierno de unión nacional

Venezuela necesita un Gobierno de unión nacional que atienda rápidamente la catástrofe humanitaria creada por el Régimen y empiece la reestructuración económica, política y social.

Los venezolanos estamos en las calles. Ya el pueblo decidió. 7.676.894 venezolanos queremos libertad. La demostración pacífica de civilidad, de principios democráticos y de voluntad inquebrantable que dio el pueblo venezolano el domingo 16 de julio le ha dado la vuelta al mundo. Desde todas las latitudes nos ven con admiración y comentan nuestra hazaña como un hito histórico que deberá ser estudiado por las futuras generaciones.

Los venezolanos debemos sentirnos orgullosos de estas acciones que hemos emprendido porque son heroicas, y, sin ninguna duda, debemos continuar porque muy pronto nos llevaran al triunfo: ¡conquistar la libertad!

Leopoldo, desde la cárcel militar de Ramo Verde, siempre nos dijo que nuestro peor enemigo era la desesperanza, incluso mucho más que la dictadura. Por eso, aunque el camino ha sido largo y difícil, no podemos desesperanzarnos. La carga de sacrificios ha sido muy alta para todas las familias venezolanas. Hemos perdido seres amados en manos de la represión o de la inseguridad; hemos pasado penurias para conseguir alimentos básicos que deberían estar a nuestro alcance; hemos visto familiares y amigos enfermarse sin poder tener las medicinas para aliviarles su dolor; hemos tragado gas lacrimógeno; han encarcelado inocentes y a pesar de eso no han podido frenar al glorioso pueblo de Venezuela; no han podido sofocar nuestros gritos de independencia.

Esta dictadura debe acabarse porque el dolor, el sufrimiento y el hambre de nuestro pueblo deben acabarse. Venezuela merece y necesita pasar a una transición con un Gobierno de unión nacional que le permita reconquistar la libertad, la justicia y la democracia.

Estoy segura de que esta historia de nuestra nueva independencia terminará como siempre termina el destino de la vida: el bien prevalecerá sobre el mal. El amor prevalecerá sobre el odio; la paz sobre la violencia y la libertad sobre la opresión, porque no existe, desde los tiempos de Cristo, otro final que el de la victoria de la verdad. No duden, ni un segundo, que estamos del lado correcto de la historia. ¡Lo estamos logrando, Venezuela! ¡Que nadie se canse! Fuerza y fe.

 

Relacionados: