“Samy” Moncada comenzó con insultos su paso por la Cancillería

Afortunadamente, este “Balcón del Ciudadano” todavía no tiene que aguantarse las interminables cadenas con el cantico de “patria querida”, promoviendo a los candidatos de la “prostituyente”.

El recién llegado huésped a la Casa Amarilla, “Samy” para los amigos íntimos, como lo llama cariñosamente su patrón, con mal paso comenzó. Inaceptable la vejación a Pastrana, y más desafortunado aún el “declarar personas no gratas a los expresidentes que, como testigos, vinieron a dar fe de la Consulta Soberana. El Sr. “Samy” Moncada, si sigue los pasos de su antecesora, le auguro el más rotundo fracaso en su gestión.

En primer lugar, el calificar de no serias las cancillerías de Canadá y Alemania, que gozan de la más alta estima y consideración, demuestra su falta de conocimiento y tacto al representar ello un acto inamistoso y provocador de alguien que ahora es cuando se arrima a las lides diplomáticas. Este nuevo huésped muestra gala de su poca experiencia cuando se estrena descalificando a los expresidentes que acompañaron la magna consulta, cuyos resultados se expresan por sí solos. Como decía el profanador del Panteón, “el que tenga ojos que vea” “los más de 7 millones de venezolanos que votaron «Sí» para decirle «No» a Maduro y a su pandilla cívico-militar.

Su falta de criterio, matizada con vocecita de carmelita descalza (dulce, melosa y puntillosa), al descalificar a los honorables huéspedes no tuvo en cuenta que para la convocatoria de su “prostituyente” ninguno de sus cómplices podrán acompañarles debido a que se encuentran a la orden de la justicia divina, como Fidel Castro y Ernesto Kirchner, o a la orden de los tribunales terrenales, entre ellos el “capo di tutti capi”, Luis Ignacio Lula da Silva, alias “Lula”, quien fue condenado a 9 años de prisión en el llamado “juicio del siglo” referido a una trama de recaudación de recursos que su Partido (PT) armó para sobornar a dirigentes de otros partidos; al igual que Cristinita Kirchner, quien tampoco podrá venir por estar implicada en el asesinato del fiscal Nisman, quien la acusó de “fabricar la inocencia” de los terroristas que causaron la muerte de 85 personas en el atentado con un coche bomba contra la sede de AMIA; mientras que Correa, en guerra con su sucesor, corrió hacia Bélgica como rey desterrado por lo que difícilmente se acerque a estos predios.

Como parte de este combo, Mujica (como se recuerda) en su momento declaró la insania mental de Maduro sin olvidar a Samper, quien siempre será recordado por las imputaciones de la Fiscalía por la penetración de la droga en su campaña. Por estas razones, Sr. “Samy”, la honorabilidad de sus expresidentes está en entredicho. Recuerde que usted no es ministro de una potencia sino de un Estado fallido, sin instituciones, sin reservas monetarias, ni petroleras; sin medicinas, sin alimentos, pero con la más alta inflación y 7.6 millones de venezolanos que dijeron «Sí» a la salida del Gobierno.

Finalmente, cuando tenga tiempo, baje a la biblioteca y busque un manual escrito por el embajador Oswaldo Rodríguez Ramos intitulado “Recomendaciones para un Canciller” para que tome nota de algunos consejos, a menos que quiera pasar como el último canciller de la quinta república.