El Nuevo País .

El Régimen de Nicolás Maduro será barrido democráticamente

Más temprano que tarde, el régimen de Nicolás Maduro -que es repudiado por la inmensa mayoría de los venezolanos- será barrido democráticamente.

A lo largo de los últimos dieciocho años, y muy  especialmente en los últimos cuatro meses, el pueblo ha dado muestras de su vocación democrática, de su indoblegable voluntad libertaria  y de su decisión de resistirse y vencer la opresión a la que pretenda sometérsele.

El saldo de muertos, heridos, detenidos, torturados y perseguidos, es incuantificable. El terrorismo de Estado, la violencia física e institucional, las violaciones masivas y sistemáticas a los derechos humanos, no han quebrado la decisión de los ciudadanos sino que han provocado mayor incorporación a las jornadas de movilización y protesta.

Es una lucha intemporal, como todas las que se dan por valores y principios; pero es una lucha con objetivos, propósitos y actividades definidas, cuyos logros (en términos de impulsar una transición pacífica y democrática) son cada vez más perentorios e inminentes. La derrota de una Constituyente fraudulenta, convocada no solo ignorando al pueblo venezolano, sino para desconocerlo y oprimirlo, no tiene solo que ver con impedir su elección, sino con enfrentarla en sus intenciones, confrontarla en sus iniciativas y desconocerla como manda la Constitución.

Para ello el pueblo no solo cuenta con sus fortalezas y energías, ensanchadas cada día con la incorporación a la lucha democrática de figuras y organizaciones que otrora respaldaron el proceso político chavista y hoy repudian la trampa constituyente por ser un mecanismo que pretende asegurar la impunidad, los privilegios y la permanencia de una camarilla delincuencial que echó por la borda los principios que animaron el proyecto originario de Chávez, y que amenazan con terminar de destruir no solo a Venezuela sino al movimiento político y social que se nucleó  en torno al extinto mandatario.

El mundo, casi de manera unánime, ha expresado su solidaridad activa con las luchas de la Venezuela democrática. Países, bloques de integración, organismos regionales y mundiales y la sociedad civil internacional, repudian el engendro totalitario que pretende consumarse para liquidar los hilachos de democracia que existen en Venezuela gracias a la resistencia de sus ciudadanos. La condena y el virtual aislamiento y censura del Régimen confieren más viabilidad a la transición venezolana dotándola de un amplio respaldo universal.

Desnudado en su carácter forajido, delincuencial y violador de elementales normas de la civilización y el estado de derecho, el precario gobierno de Maduro luce impotente para garantizar un mínimo de legitimidad, gobernabilidad y menos aun para poder remediar parcialmente los terribles daños ocasionados a la economía venezolana y las trágicas consecuencias sociales que diariamente atormentan la vida de los ciudadanos.

La Constituyente fraudulenta, si fuere detenida por la fuerza del pueblo, o si llegara a elegirse, en nada cambiaría el rostro de un gobierno repudiado por la inmensa mayoría de los venezolanos, que a duras penas se sostiene sobre el uso inmoral e indiscriminado de la violencia, la represión y la fuerza, y que será barrido democráticamente más temprano que tarde.

 

Relacionados: