Funcionarios incursos en corrupción perjudican negociaciones del país

Para Juan Fernández, quien fue gerente de PDVSA, las sanciones contra miembros del Régimen, incursos en corrupción y violación de derechos humanos, deben afectar sus transacciones financieras a nivel global.

La administración del presidente Trump analiza opciones para sancionar al Régimen, desde sanciones a particulares así como limitar la movilidad de transacciones financieras de individuos y entes gubernamentales hasta embargo de petróleo. A continuación algunas consideraciones al respecto:

1.- No me empujes que me caigo solo. La situación de PDVSA a nivel operativo, comercial y financiero generó una pérdida de capacidad de producción de 1 millón de bpd desde 1999 y sigue cayendo. El sistema de refinación interno está colapsado y casi se depende de CITGO con refinación en el exterior. Financieramente, PDVSA está al borde del “default”.

Los potenciales beneficiados de las sanciones que aplicaría EEUU serían Canadá y México. Venezuela vería mermado su ingreso de divisas y estaría obligada a buscarle destino al crudo pesado en otros mercados. Para EEUU el desbalance de crudo pesado en las refinerías del Golfo incrementaría temporalmente el precio del petróleo pesado. Los clientes de PDVSA ya están buscando opciones de suministro. Las exportaciones de combustible de EEUU afectarían el mercado interno y Venezuela tendría que buscar otros suplidores del “commodity”.

2.- CITGO cómo queda. El sistema de refinación de CITGO en EEUU consta de tres refinerías: Corpus Christie en Texas (157 mil bpd), Lake Charles en Luisiana (425 mil barriles bpd) y Lemont 135 mil bpd en Illinois. De las exportaciones venezolanas a EEUU entre 250-350 mil bpd van a CITGO. El resto son exportaciones vía Chevron-Texaco y otros clientes de PDVSA como Valero Refining. Si CITGO queda imposibilitada de procesar crudo venezolano podría consumirse crudo de la reserva federal de EEUU, aun cuando no sea el más apropiado para las refinerías de Luisiana y Texas o para los clientes de petróleo pesado. Lemont no estaría afectada, pues se abastece con crudo de Canadá. Conclusión: CITGO seguirá operando.

3.- Deuda y Default. Los tenedores con papeles de deuda soberana de PDVSA o con garantías colaterales de CITGO como ROSFNET confirmarían que la deuda venezolana consiste en bonos basura. Por eso ROSFNET busca cambiar el colateral de CITGO por otras garantías. El incumplimiento de pagos, el esperado “default”, limitaría el financiamiento externo y generaría mayor crisis. El Régimen justificaría el “default” por las sanciones.

4.-Conclusión. De aplicarse sanción al petróleo exportado a EEUU tendría consecuencias negativas inmediatas para el país. Habría menos divisas y obligaría a PDVSA a buscar opciones. CITGO seguiría operando y el “default” de la deuda sería otra consecuencia.

Una alternativa a la sanción unilateral es hacerla globalmente y que escale en presión comenzando por la movilidad de las transacciones financieras del Régimen. Las sanciones deben ser individualizadas sancionando a quienes violan derechos humanos y usan los recursos del Estado para la corrupción. Sobre el petróleo, siempre es una opción para ejecutar. Para su mayor efectividad ningún país democrático debería hacer negocios petroleros con Venezuela. La realidad es que nos corresponde a los ciudadanos presionar con nuestro reclamo ciudadano para recuperar la Democracia.

@JFernandeznupa

Relacionados: