.

Días de masacre en Mérida y Táchira ¡Maduro tiene pies de barro!

Como diputado de la legítima Asamblea Nacional, Wiliams Dávila ratifica el compromiso de todos los diputados con el pueblo venezolano y afirma que no le fallarán.

Días de masacre en Mérida y Táchira. Un ensañamiento contra Mérida, una ciudad que albergó en sus posadas y residencias estudiantiles a muchos del Alto Mando de esta dictadura que estudiaron en la ULA. ¡Qué desgracia para nosotros los merideños que esos funcionarios ahora ordenen dispararle al pueblo, incluyendo el agente del fascismo Alexis Ramírez, quien ordena a sus matones agredir a la gente que lo vio nacer en Santa Cruz de Mora, en los Pepos! Algún día se arrepentirá de los crímenes de lesa humanidad que comete contra el pueblo de Mérida.

Entre el 28 y el 30 de julio siete merideños han caído asesinados en San Jacinto, Ejido, Tovar, Timotes, Chiguara solo porque una camarilla quiere imponer su espuria Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para redactar una Constitución fascista que permita a la camarilla asesina Maduro-FANB perpetuarse en el poder.

Lo cierto es que el domingo 30 de julio fue un día de reafirmación histórica. El pueblo se abstuvo activamente y derrotó con esta valiente actitud a la espuria ANC convocada por Maduro mas no por el pueblo, según el artículo 347 constitucional.

Solo el 12,4% de los votantes, según el REP, acudieron a la espuria Constituyente. Solo 2.483.000 alcanzaron los proponentes de la espuria Constituyente.

La abstención del 88% es una lectura que debe saber interpretar Maduro (próxima víctima del espurio gobierno Constituyente en que se convertirá la ANC). Los militares deben actuar como ejército republicano para rescatar la Republica, dado el contundente rechazo del pueblo el 30 de julio a la espuria Constituyente.

Nosotros desconocemos esa espuria Constituyente por Inconstitucional e ilegítima. Sabemos que la batalla será cruenta y brutal, porque Maduro y su claque usarán el recurso cerril de la violencia para pretender acallarnos, someternos a la opresión y sobrevivir como régimen militar/civil.

Desde esta columna, en la que escribo desde hace 11 años, ratificamos el compromiso de que nada nos hará detenernos y nada nos hará vacilar a la hora de cumplirle a Venezuela los sagrados compromisos que con el pueblo hemos contraído.

El Régimen ejecuta el fraude constitucional y nos amenaza con cárcel y hasta con fusilamiento. Estamos claros de la magnitud del esfuerzo a realizar y no pretendemos ocultar las perspectivas de combate que se nos ofrece. Con plena responsabilidad del significado de ese combate, con clara consciencia del inmenso deber, con fe segura en la victoria, iniciamos hoy una nueva fase en la lucha como anunciaron Henry Ramos y Henrique Capriles el domingo 30 de julio en la noche en nombre de toda la Unidad.

Pérez Jiménez, el 15 de diciembre de 1952, realizó un plebiscito que ganó previo a la alteración del acto electoral que se realizaría el 15 de diciembre y que cambió con la realización de dicho plebiscito. Ganó Pérez Jiménez con el 86,7% y el Consejo Supremo Electoral (CSE) lo proclamó Presidente el 20 de diciembre para el periodo 58-63.

El 23 de enero de 1958, en la madrugada, el dictador decide abandonar el país, y ese mismo día se constituyó una Junta Militar de Gobierno. El régimen militar de diez años había concluido.

¡Maduro tiene pies de barro!

 

Relacionados: