El Nuevo País .

Calidad de vida venezolana se desmorona gravemente

Mientras nuestra dirigencia política no supere su rancho mental, aunque lo amueble con las mejores marcas de fábrica, el país seguirá dando tumbos.

Venezuela está atravesando por graves problemas que han reducido de manera alarmante el nivel de vida que la mayoría de sus habitantes tenía a finales del siglo XX.

Una vez más se cumple aquello de que una cosa es criticar al gobernante y otra es resolver lo criticado cuando se llega al poder. No es algo exclusivo de Venezuela. Sin ánimo de distraer nuestra atención en otros países, queremos traer a colación que los problemas de Venezuela parecen una nimiedad si los comparamos, por ejemplo, con los de la India que alberga a más de 1.240 millones de habitantes y es el segundo país del mundo con mayor población, después de China que tiene 1.370 millones. Venezuela tiene 30 millones de habitantes, pero al igual que India sus habitantes tienen prejuicios religiosos, sociales y políticos que atentan contra cualquier proyecto de progreso material y mental.

La India, dicen los textos consultados, es una república federal,​ compuesta por 29 estados y 7 territorios de la Unión, con un sistema de democracia parlamentaria. En 2017, la economía india es la tercera más grande del mundo y la sexta en términos de PIB nominal.

Sin embargo, tiene unos 500 millones de personas que ni siquiera conocen lo que es un retrete, un WC o un baño privado y todos sus residuos corporales, domésticos, industriales, personas y animales muertos, van a parar en el sagrado río Ganges.

Millones de personas siguen creyendo que al tomar un baño en sus aguas, adoradas por la diosa del hinduismo Ganga, se pueden limpiar los pecados y las enfermedades, y tan solo beber un poco de esas aguas, basta para purificar el alma.

Sin embargo, decenas de años abusando de las bondades del río lo han convertido en enorme foco de infección. Sus aguas contienen grandes cantidades de sustancias tóxicas que aumentan el riesgo de cáncer en personas que regularmente las utilizan. El uso de agua de este río puede causar diferentes enfermedades como el cólera, la disentería, la hepatitis y la diarrea, de la que en la India mueren cada año 300.000 niños menores de cinco años.

Desde hace 35 años, el Gobierno ofrece planes para sanear el río sagrado, pero la situación sigue igual y eso recuerda promesas en Venezuela para sanear el pequeño río Guaire en Caracas.

Todo esto nos permite comparar lo que ocurre por estos lares. Los gobiernos populistas creen que sacando a las familias del rancho y llevándolas, sin que nada les cueste, a una misión vivienda, lo arregla todo. Pero, como se ha dicho tantas veces, sino le sacas el rancho de la mente, todo seguirá como está.

Al igual que los gobernantes de la India, mientras la dirigencia política en Venezuela no supere su rancho mental, aunque lo amueble con las mejores marcas de fábrica, porque esa es otra, viven de la apariencia, nuestro país seguirá dando tumbos entre autoritarios y corruptos que manipulan falsas creencias sobre patriotismo, nacionalismo, soberanía y amor al pueblo.

@jajogra

 

Relacionados: