El Nuevo País .

El Régimen montó una farsa grotesca

El dirigente demócrata cristiano José Curiel afirma que “El Régimen montó una farsa grotesca” no solo irrespetando la Constitución y al pueblo soberano sino contraviniendo la moral y la decencia públicas.

Por José Curiel

El pasado domingo 30 de Julio, el Régimen, con el mayor descaro, montó un gran fraude cuando Tibisay Lucena le adjudicó 8 millones cien mil votos aprobatorios a la Constituyente. La estimación de la MUD fue que no pasaron de 2 millones quinientos mil y la del propio rector Luis Emilio Rondón fue de 1 millón ochocientos mil. Asimismo, Smartmatic -la empresa que el Régimen ha utilizado en los comicios electorales- reveló que los resultados fueron falseados. Pero, sin ser expertos en la materia, la gente y la opinión internacional se dieron cuenta (por observación propia o por las redes sociales) de lo vacíos que estaban los centros de votación.

El Régimen montó una farsa grotesca, sin el menor respeto por la Constitución y por los venezolanos; sin el menor atisbo de verdad, de moral y de decencia. Los capos del Gobierno -siguiendo órdenes de Cuba- intentaron acabar con la democracia en Venezuela. Será un día para la infamia. Violaron el derecho del pueblo a decidir si quería una Constituyente o no. Fue impuesta a troche y moche. El 16 de julio más de 7 millones de venezolanos que participaron en 15.000 mesas la rechazaron rotundamente.

Una simple regla de tres indicaría que de haberse instalado las 40.000 mesas de las elecciones anteriores la cifra hubiera sobrepasado con mucho el 50% de la población electoral. Su Constituyente vino marcada por una ventaja para el Gobierno, proveniente de la imposición de delegados de organismos intermedios, dóciles al sistema. El Gobierno utilizó descaradamente una presión indebida sobre los empleados públicos so pena de botarlos y sobre los recipientes de las bolsas de comida, so pena de matarlos de hambre. A pesar de todo esto la gente se resistió y vimos casi vacíos los centros de votación. Así mismo, el CNE tuvo las manos libres para meter una inmensa cantidad de votos “virtuales”, con lo cual obtuvo una supuesta mayoría de más de 8 millones de votos que ni ellos mismos creen. Es la dictadura comunista, narcotraficante y corrupta que se aferra al poder como una tabla de salvación.

Según informaciones, la propia “primera combatiente” manifestó que el objetivo verdadero no era aprobar una nueva Constitución -porque la del “comandante eterno” era inmejorable- sino tener un instrumento para mandar sin límites, eliminar la Asamblea Nacional (electa por abrumadora mayoría el 6 de diciembre del 2015) para destituir a la Fiscal General y acabar con la oposición.

¿Los venezolanos qué haremos frente a este incalificable atropello que hundirá en un infierno al país? Tenemos a favor más del 90 % de la población que sufre sin límites el hambre, las enfermedades y la represión. Tenemos a favor la opinión internacional, que rechaza este fraude.

Se intensifican las luchas internas en el oficialismo por el control de la espuria Asamblea Constituyente. Nos asiste la verdad y el amor por nuestra patria. ¡Venezuela clama por una segunda Independencia!

 

Relacionados: