.

Esquivel y directivos de la FIFA viven con lujos pese a esperar juicios por corrupción

En el 2015 se descubrió uno de los mayores escándalos de corrupción dentro del fútbol, en el que estaban inmersos más de 40 personas que involucraban a empresarios y dirigentes de la FIFA de las conferencias de América.

Desde ese momento, muchos dirigentes del fútbol esperan al inicio de sus juicios en Nueva York, pero la mayoría no parecen estar preocupados por ellos, debido a que ni siquiera esperan en una cárcel, sino que lo hacen en sus hogares o casas y apartamentos en Estados Unidos con otros beneficios.

Tal es el caso del expresidente de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) Rafael Esquivel, quien después de pagar 7 millones de dólares para su fianza, se encuentra en libertad condicional desde diciembre de 2016.

Esquivel fue extraditado desde Suiza a Estados Unidos (EE.UU) en el 2015 y en julio de este año con libertad condicional se le vio disfrutando de una cena junto a su familia en un restaurant de Nueva York gracias a imágenes difundidas por el periodista Ginacarlo Figliulo.

Así como Esquivel, otros exdirigentes del fútbol sudamericano que esperan juicio viven con otros lujos como el exmiembro del comité ejecutivo de la FIFA que disfruta de su arresto es el costarricense Eduardo Li, quien solo pasó 82 días en prisión hasta que sus abogados lograron sacarlo y que le quitaran un brazaletye electrónico que habían puesto como condición para su libertad condicional.

Li ahora reside en Florida y lo han visto disfrutar de las playas de Miami, debido a que puede estar fuera de su casa entre las 8:00 am y 10:00 pm.

De la misma forma vive el expresidente de la Federación Chilena de Fútbol, Sergio Jadue, quien se entregó a EE.UU en 2015 y se declaró culpable para escapar de las investigaciones que se llevaban a cabo en su país.

Tras pagar 1 millón de dólares en fianza logró su libertad condicional y ahora camina por la calles y playas de South Beach en Miami sin ningún problema.

Foto cortesía: Infobae