.

Socialistas españoles se sienten desanimados tras salida del diputado Antonio Trevín

El partido español PSOE aún no se recupera desde los diferentes puntos de vista. La salida del diputado asturiano Antonio Trevín, deja reflejado el descontento de varios dirigentes por la poca participación de Sánchez y alegan que “estos desprecios provocarán que tras Madina y Trevín haya más bajas”.

Con información de Okdiario.com /Nuria Val

Al parecer otro integrante del Grupo Parlamentario Socialista podría estar considerando hacer una pausa y unirse a sus compañeros, algunos de sus motivos destaca el “desánimo” y la “tensión acumulada”  durante los últimos años, en donde ha tenido cruces de palabras con algunos grandes miembros.

No hay “formas” ni “integración”

La transición tras la victoria de Pedro Sánchez está siendo difícil por “las formas” y la prometida “integración” nunca llegó, explica un histórico socialista. Los tres candidatos a las primarias del PSOE – Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López- vendieron que el proceso no sería, en ningún caso, una ‘purga’ entre vencedores y vencidos. Y en Ferraz aseguran que “eso de ‘susanistas’ y ‘sanchistas’ no existe”.

El principal problema es la deriva del partido, como reconoció Trevín en su despedida. Varios compañeros le dan la razón y admiten con desánimo: “Lo preocupante es ver a una persona, que ha hecho todo por salvarse, sin haber reflexionado previamente por el futuro del país”.

Sostienen que la nueva política consiste en superar su discurso. Superar el frente popular, capaz de convertir al PSOE en el PASOK griego, o dejar de pedir la cabeza de Rajoy para justificar acuerdos con el PP. Piden ‘política de Estado’ y de sentido común, fuera de los grandes acuerdos como el pacto antiterrorista, la lucha contra la corrupción o contra la violencia de género. En definitiva, una “cuestión de estrategia” y de “cultura de partido”, señaló Trevín entre sus principales motivos para abandonar su escaño.

Fallo en la comunicación

Muchos socialistas desanimados se sienten culpables por no haber sabido transmitir el mensaje. Después de tantas elecciones, primarias y trifulcas de por medio coinciden en su análisis con diputados del Partido Popular. “No hemos sabido explicar nuestra política”. En Moncloa saben que la corrupción pesa más que la recuperación económica.

En el caso de los socialistas, el mensaje de que las ‘élites’ del partido van por un lado y la realidad social por otro, marcó la campaña de las primarias. La imagen del ‘rebelde outsider’ encantó a muchas familias. Al igual que la imagen de unos chicos jóvenes dispuestos a cambiar España en las últimas elecciones europeas. Ahora lo que quieren poner de moda es que el bipartidismo es el problema, con una moción de censura prevista para diciembre si el PSOE no pone freno.

Recuperar la “fraternidad”

“No comparto el viraje del partido”, aunque “tiene toda la legitimidad”, explicó el ex presidente asturiano. Trevín fue claro y expresó lo que muchos dirigentes comentan en privado. La solución frente a estos problemas “no es exclusiva de la dirección” al considerar que los bandos siguen enfrentados pese a querer zanjar la ‘guerra’ con primarias.

“No me gusta hablar de bandos, y sobre si va a haber integración o no, no voy a pronunciarme. Veremos en el futuro. Es la obligación de la ejecutiva, de la nueva dirección intentarlo, y desde luego, por parte de los militantes, también procurar que exista esa integración sin la cual es muy difícil la acción del partido”, dijo este martes el asturiano y ex presidente de la gestora socialista Javier Fernández. 

Trevín recalcó que se ha perdido la “fraternidad”, el principal valor del PSOE y por el que siempre se le ha reconocido, y “cada vez gana más espacio la confrontación. Recuperarla es un problema que colectivamente podemos llegar a tener el conjunto de los socialistas”, concluyó.

El diputado asturiano abandona porque no quiere convertirse “en el que discrepa sistemáticamente de cuestiones puntuales, reunión tras reunión, porque eso acaba siendo una molestia para el grupo”. En el partido, reconocen, que las últimas reuniones del grupo parlamentario en el Congreso han sido sin “sobresaltos” porque “filtraban (a la prensa) el nombre y el motivo de crítica si alguno discrepaba”. Sostienen que para evitar “‘el titular de mañana’ en la prensa permanecían callados, aunque alguno como Trevín no se ha cortado”, añaden.

Los socialistas reconocen que el problema no es ya de bandos sino de proyectos. Dos visiones distintas de lo que el partido puede hacer por España y con quién sumar esfuerzos para lograrlo.

 

Foto Okdiario