Fiscalía turca emite orden de detención contra 35 periodistas

Este jueves la Fiscalía de Estambul exigió la detención contra 35 periodistas y trabajadores de medios de comunicación a los que responsabiliza por estar vinculados en la “estructura mediática” de la “Organización Terrorista Fethullah (FETÖ)”, como la llaman recientemente las autoridades a la red liderada por Fethullah Gülen, quien está relacionado con los islamistas que gobiernan el país desde el 2002 y actualmente su principal rival, acusado por el conato de golpe de Estado del año pasado.

Hasta los momentos solo nueve personas han sido detenidas, parte de ellos si habían laborado para medios de comunicación relacionados abiertamente a la asociación de Gülen, tal y como lo era el periódico Zaman, la agencia de noticias Cihan o la planta televisiva Smayolu, confiscados en los últimos años tras la fallida asonada militar. Mientras que otros son de medios sin vinculación alguna a los gülenistas, como el columnista Ahmet Sagirli, quien escribió hasta la semana anterior para el diario Türkiye, de línea detalladamente progubernamental. O Burak Ekici, editor digital del periódico opositor e izquierdista BirGün.

Asimismo, la directiva de este medio emitió un comunicado en donde anuncia la aprehención de su empleado y exige las determinaciones de las investigaciones:  “La operación no se dirige contra nuestro diario, pero nuestros abogados están siguiéndola de cerca. Esperamos que se nos comunique con prontitud las alegaciones contra Ekici y que se concluya cuanto antes la investigación”.

De acuerdo con las pruebas de la Fiscalía que pide las ordenes de arresto se debe al presunto uso del programa ByLock por parte de los sospechosos, esta es un aplicación de mensajería móvil encriptada, así lo indicó su creador de origen turco nacionalizado estadounidense durante una entrevista, identificado como David Keynes, esta estuvo disponible plataformas como App Store y Google Play, por algunos meses en 2014, siendo descargada por 600.000 usuarios, especialmente en Turquía y otros países de Oriente Próximo.

El mismo Keynes confesó que ByLock es un sistema no muy conocido y que la mayoría de sus usuarios son gülenistas, debido a que fue promocionado dentro de la red del Gülen. La aplicación se trata de algo poco profesional y que para comienzos del 2016 los servicios de inteligencia turcos habían podido hackear sus sistema de cifrado y ingresar a su contenido.

Que los medios de comunicación reseñen sobre los usuarios de ByLock detenidos se ha convertido en algo normal para los ciudadanos turco, en donde ningún perfil profesional se logra escapar. Hace algunos días se pudo conocer que una mujer que trabajaba en un mercado callejero de la ciudad de Aksaray (centro de Turquía) también fue detenida por las mismas razones, que al poco tiempo fue puesta en libertad.

 

Foto: EFE

 

Relacionados: