El Nuevo País .

Decisiones de Maduro se están pareciendo a las que precedieron la caída de Pérez Jiménez

El dirigente fundacional del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Héctor Pérez, ve un paralelismo no solo en los hechos sino en las decisiones políticas actuales con los de 1957 que precedieron la caída de Pérez Jiménez.

El historiador inglés, Arnold Toynbee, elaboró la teoría según la cual los hechos históricos significativos se repiten en círculos cada cierto tiempo repitiendo los desenlaces de las coyunturas o crisis políticas como si hubieren sido calcadas al carbón. Me late, como diría el historiador mexicano, Enrique Krauze, que a la crisis venezolana se le podría aplicar la teoría de Toynbee porque la secuencia de las decisiones políticas de la dictadura militar encabezada por el dueto Maduro-Padrino se están pareciendo mucho a las decisiones políticas de 1957 cuando la dictadura lucía sólida y era impensable su derrumbamiento.

Veamos el paralelismo de los hechos y decisiones políticas de 1957. Pérez Jiménez, mal aconsejado por su Ministro del Interior Laureano Vallenilla Planchart, decidió realizar un plebiscito que legitimara su continuidad en el poder que procedía del Golpe de Estado realizado contra las elecciones constituyentistas del 30 de noviembre de 1952  que la dictadura perdió por abrumadora paliza. Igual que ahora con la Constituyente, el Régimen utilizó todo su poder para que el resultado fuere una victoria abrumadora del SÍ a la continuidad de Pérez Jiménez. Se votaba con dos tarjetas: una azul a favor del SÍ y otra roja a favor del NO. Se obligó a los empleados públicos a presentarles a sus jefes la tarjeta roja como prueba de que habían introducido en la urna la azul.

Todavía celebraban los jerarcas del Régimen el año nuevo el primero de enero cuando de pronto, sorpresivamente, vieron cómo volaban sobre Caracas aviones de la Fuerza Aérea que intentaban ametrallar y bombardear el Palacio de Miraflores; no había pasado un mes del Plebiscito triunfal y se revelaba una grave fractura en las FF.AA.NN. Pérez Jiménez logró dominar el intento de golpe de Estado con la ayuda de los coroneles Casanova (“El Turco”) y Romero Villate (“El Gato”). Pérez Jiménez se ufanó en cadena nacional de tener el apoyo sólido e irrestricto de las FF.AA.NN. Pero se había revelado que las FANN estaban en crisis. El empuje del pueblo dirigido por la Junta Patriótica obligó a las FF.AA.NN a solicitarle al tirano que abandonara el mando.

Ahora, a menos de una semana del gigantesco fraude de la Constituyente, se revela también que la crisis ha alcanzado a las FF.AA.NN. Al igual que en 1958 los rebeldes fueron derrotados y el general Padrino en comunicado a la nación utilizó las mismas frases patrioteras y manidas de ocasión, también los mismos clichés de obligado pronunciamiento.

 

Relacionados: