.

La población reclama calidad de vida y oportunidades ¡Basta de represión!

Lilian Tintori hace un llamado al Régimen para que, en aras de lograr la paz, desista de seguir reprimiendo y encarcelando a los ciudadanos que luchan por el rescate de la democracia.

Hemos trabajado sin pausa para lograr una solución a los problemas que nos plantean los venezolanos, los cuales no pueden ser atacados reprimiendo a una población que reclama justamente calidad de vida y oportunidades; una población que se encuentra vulnerada en sus derechos y a la espera de soluciones; una población que hoy llora a sus víctimas asesinadas por las Fuerzas Armadas además de 15.000 heridos por las fuerzas represivas y más de 5.000 detenidos arbitrariamente solo por pensar distinto.

Leopoldo siempre ha estado convencido de la necesidad de encontrar soluciones sostenibles para el pueblo de Venezuela, soluciones que nos lleven a una verdadera paz a largo plazo, con la reconciliación como base para hacer posible la convivencia democrática. Él, al igual que los 620 presos políticos que hoy abarrotan las cárceles de Venezuela, sueñan con regresar con sus familias, vivir en libertad y ayudar a construir una Venezuela de paz, bienestar y progreso donde todos los derechos sean para todas las personas. Como siempre ha dicho Leopoldo, nuestra lucha y compromiso continúan intactos hasta que podamos liberarlos a todos, hasta que todos se reencuentren con sus familias y juntos reconstruyamos a Venezuela.

Reafirmo con toda mi sinceridad que he sido testigo del compromiso inquebrantable y firme de Leopoldo de trabajar por la paz y la reconciliación. Con todo el corazón y con todo su esfuerzo busca conseguir soluciones a los venezolanos, para ponerle fin a la confrontación así como encontrar una salida justa y digna a este drama.

A pesar de los tratos crueles que ha recibido, nunca ha guardado rencor en su corazón. Siempre ha sido consecuente con los preceptos constitucionales para el rescate de la democracia en Venezuela. Eso y el amor por nuestro pueblo son su norte sagrado.

Los venezolanos queremos vivir en paz, pero no la paz de los sepulcros. Queremos una paz sustentada en la justicia, pues no puede haber paz mientras haya injusta represión. No puede haber paz mientras haya injusta persecución. No puede haber paz mientras haya injusta inhabilitación. No puede haber paz mientras nuestros niños coman de la basura en un país con grandes riquezas. Sobre la injusticia no puede sustentarse la paz.

Sí, en Venezuela queremos paz. La Paz comienza con la reconciliación, el perdón y la justicia para que no haya impunidad.

Hoy les pido con todo mi corazón que le den una oportunidad a la razón, a la paz. Que desistan de los encarcelamientos; que desistan de las armas y de la represión y le den una oportunidad al entendimiento enmarcado en la justicia para desbloquear este amargo episodio.

Son tiempos de extrema urgencia que demandan toda nuestra energía y generosidad. Esta es una oportunidad para que podamos vivir en paz, sin más dolor en Venezuela.

Esta es, quizás, la etapa más dura que nos ha tocado vivir como pueblo, pero no podemos decaer. Por más difícil que sea es preciso resistir, porque todos queremos vivir en paz. Todos queremos vivir en libertad y llenos de fuerza, fe y esperanza. ¡Lo vamos a lograr! Vamos a liberar a Venezuela. ¡Sí podemos!

 

Relacionados: