El Nuevo País .

Descubrí que en las madrugadas él se masturba

Querida Maribel: Es tan embarazoso para mí contarte lo que nos está sucediendo que no sé ni por dónde comenzar. Estoy viviendo con mi novio y nos llevamos de maravilla pero en el sexo hay algo que no está funcionando o eso es lo que yo creo. Desde que estamos juntos nos acostumbramos a hacer el amor todas las noches y, a veces, lo hacemos varias veces y ambos llegamos sin problema al orgasmo. Lo que pasa es que, como es lógico, después de eso caemos rendidos y nos dormimos. Pero, todas las veces que me he despertado en la madrugada encuentro que mi novio, apenas se despierta, se masturba. Yo me hago la dormida porque no sé qué hacer, lo que me hace sufrir mucho. En ocasiones hemos hablado de nuestra relación y él me ha dicho que está satisfecho y que además es muy feliz. Siempre me quedo a punto de preguntarle por qué entonces se masturba en la madrugada pero nunca lo hago, no sé si por temor, por vergüenza o por no querer saber que desea a otra. La verdad es que no sé qué pensar, no sé si eso es normal o será que yo no lo estoy satisfaciendo como él necesita. Estoy muy entristecida por esta extraña situación. Gracias. Najla.

Estimada Najla: Debes comprender que las personas son diferentes en cuanto a sus necesidades sexuales. Mientras algunos se conforman con una sola vez a la semana, otros necesitan mayor frecuencia diariamente, como ustedes que hasta tienen triple repetición instantánea. Quizás tu novio no duerme profunda y largamente toda la noche y, la manera que ha encontrado para sentirse pleno es masturbándose, debido a la grata sensación de serenidad que sobreviene al placer del orgasmo. También es probable que se haya acostumbrado a la masturbación y que, aunque tenga relaciones sexuales con su pareja, necesite el complemento de la masturbación para sentirse más pleno. Te recomiendo que, la próxima vez que hablen de su relación de pareja, no te detengas y coméntale lo que has descubierto. Eso sí, no lo hagas recriminándolo sino como una curiosidad que quieres saciar, gánate su confianza con ternura y paciencia. Así sabrás sus motivos, pudiéndole insinuar que estás dispuesta a ayudarlo a superar esa costumbre y todo será para bien.

Para consultas y solicitudes escribir a

maribelanders@enpaiszeta.com

Relacionados: