El Nuevo País .

Vamos a ganar regionales y municipales para lograr el cambio de Gobierno

La abstención es peligrosa, porque nos aleja de la victoria popular y democrática definitiva. No le hagamos el favor al Gobierno de permitirles ganar alguna gobernación.

Decir que toda persona que se abstenga es un oportunista que le hace el juego al Gobierno, es una exageración equivalente a su contrario. Sin embargo, donde observo más contradicciones dialécticas es en el sector que defiende la tesis del abstencionismo para lograr el cambio de Gobierno.

Hay abstencionistas de buena fe que opinan que el Gobierno está a punto de caer y al no participar en las elecciones se deslegitimaría al Gobierno ante el mundo y traería, como consecuencia, la inevitable caída del Régimen. Aunque este sector es el que menos nos preocupa, porque su buena fe permitirá razonar con ellos.

Hay un grupo peligroso porque incluye a oportunistas que buscan guiñarle un ojo al Gobierno para que les financie su postura a fin de inhibir a los ciudadanos de su participación en la lucha electoral frente al Régimen. Aspiran sembrar la desesperanza opositora y hacerle gordo el caldo al Régimen a cambio de prebendas.

Hay otro grupete que con más descaro comenzó por condenar a la MUD y a los partidos políticos que auspician la vía electoral, para terminar aceptando candidaturas a gobernaciones en algunos estados donde saben que no ganarán, pero sí pueden restar votos que pudieran marcar la diferencia con el candidato del oficialismo para hacerlo triunfar.

Hemos visto con asombro candidatos sin chance, que guardaban silencio en espera de ser seleccionados, al conocer la imposibilidad de su escogencia…, creyendo engañar incautos para obtener una popularidad que creen les servirá para eventuales aspiraciones futuras. Les digo que estamos en conversaciones entre los partidos para vetar esas aspiraciones futuras. El oportunismo no debe quedar impune.

El peor de los grupetes abstencionistas es el que usa el más miserable de los argumentos: aquel, según el cual, ir a las elecciones regionales es burlar el sacrificio de los jóvenes asesinados por el Régimen. Este tema que no me gusta abordarlo porque se juega con el dolor de los familiares de las víctimas, sin consultarles.

Aclaro que ninguna marcha, paro o trancazo fue convocada para producir un golpe de Estado, ni nada alternativo a las elecciones para tomar el poder. Al contrario, toda la lucha ha sido para defender una Asamblea Nacional elegida por más de 14 millones de venezolanos, por el Revocatorio de Maduro que es una exigencia electoral y por el reclamo de elecciones regionales.

Ninguna vida fue ofrendada por una salida distinta a la electoral, ni a ninguno de nuestros mártires los engañamos con salidas golpistas. Compañeros y amigos: no le hagamos el favor al Gobierno de permitirles ganar alguna gobernación. Vamos a la batalla para ganar estas colinas regionales y luego conquistar las montañas municipales y finalmente lograr el cambio de Gobierno. En ese momento se abrirán las autopistas por donde regresarán nuestros compatriotas aventados del país por este Régimen de oprobio.

La abstención es peligrosa porque nos aleja de la victoria popular y democrática definitiva. No hay derecho de que por nuestra inhibición permitamos el triunfo de la minoría, esa sería la peor de las miserias.

aecarrib@gmail.com

@EcarriB

 

Relacionados: