El Nuevo País .

Nueva Carta Magna para imponer el comunismo constitucionalmente

El régimen de Maduro quiere una Asamblea Nacional Constituyente para, mediante la elaboración de una nueva Carta Magna, imponer el comunismo constitucionalmente.

Utilizar los instrumentos propios de la democracia para consolidar una dictadura es el colmo de lo que puede hacer un régimen político para permanecer en el poder. Ahora el Maduro verde, o mejor  pintón, convoca una Asamblea Nacional Constituyente para tener una nueva Constitución que le otorgue carácter constitucional a la autocracia que maneja el poder, creando algo nuevo y revolucionario como sería una dictadura por su naturaleza y una democracia por el ejercicio. Algo nunca visto hasta que Nicolás Maduro, convocando una Asamblea Nacional Constituyente, intenta convertir la dictadura actual en una democracia participativa y protagónica.

Lo que se propone hacer es una Constitución, hija natural de la revolución, que deberán  cumplir  todos los ciudadanos, o sea, el comunismo impuesto constitucionalmente. Más claro no puede ser. Esto equivale a no cumplir con el actual texto constitucional actual, sino con otro nuevo, y por eso (para darle vigencia) se  requiere de la Asamblea Nacional Constituyente convocada. O sea, la revolución no tiene que cumplir con la  Constitución actual sino hacer una nueva que sea conforme a la doctrina política del régimen comunista.

La Constitución que quiere tener el Régimen es una hecha a su medida que promueva el comunismo para que el Estado pueda controlarlo todo, pues actualmente le permite al ciudadano tener propiedad privada.

Una Constitución en la cual quienes representen al Estado puedan manejar como quieran a los ciudadanos, es decir, en vez de ajustar la conducta de los ciudadanos a la Constitución vigente se aprueba una nueva Constitución comunista y entonces  todos los ciudadanos  deberán ajustar su conducta a ella. De esta manera todo lo que haga la revolución será siempre un comunismo constitucionalizado. Estafa.

Para el socialcristiano, los valores espirituales deben proyectar su influencia no solo en los cristianos sino también  en la sociedad en la cual este cristiano vive. Por eso la filosofía del cristianismo tiene en la sociedad el campo de cultivo más amplio, cercano y racional porque es en la sociedad donde el ciudadano desarrolla su vida y practica sus valores.

La proyección social del cristianismo tiene su más amplia y profunda expresión en la política, porque es en esa actividad donde es más amplia e influyente. La política,  concebida como la actividad más amplia y segura para cambiar el rumbo de una sociedad, solo cuando el bien común sea la meta para que así todos aquellos que la integran se beneficien.

 

Relacionados: