¿Quién ha incentivado el odio en el país durante estos 18 años?

El Odio, la diferencia de clases y la exclusión son males que han aflorado gracias a las políticas de esta revolución.

La  Asamblea Nacional Constituyente plantea aprobar y consultarle al pueblo un proyecto de ley constitucional contra el odio y la violencia política, que supuestamente tendrá como objetivo buscar el reencuentro, la armonía y la paz de Venezuela. Además, contempla condenas para aquellas personas que convoquen acciones violentas. La presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, anunció al país la presentación de esta propuesta legislativa diciendo: “Queremos informar al país que el día de mañana aquí se aprobará la Ley Constitucional contra la intolerancia, el odio y cualquier forma que perturbe la convivencia pacífica de todos los ciudadanos y ciudadanas”.

Esta ley supuestamente viene dada por los actos de violencia que se generaron tras 133 días de protestas hechas por el pueblo venezolano contra la ruptura del hilo constitucional, denunciado el 31 de marzo por la Fiscal General de la República. Es bueno aclarar lo que significa la palabra “odio” ¿Qué es el Odio? El vocablo “odio” proviene del latín “odium” y es la antipatía y aversión hacia algo o hacia alguien. Se trata de un sentimiento negativo que desea el mal para el sujeto u objeto odiado.

Pero la gran pregunta es ¿quién ha incentivado el odio en este país durante estos 18 años? ¿Quiénes son los que llaman a la violencia? ¿Quienes actúan como dueños del país? ¿Quiénes son los verdaderos instigadores del odio? ¿Quiénes son los que en sus discursos hablan de división y odio? ¿Quiénes son los que etiquetan a un sector como escuálido? Nos quedan muchas preguntas por hacer, pero si de verdad quieren una ley contra el odio abandonen el discurso incendiario, hablen con sinceridad y jueguen limpio. Lo que pasa es que no quieren salir del poder por la única vía valida que conocemos: la vía electoral. El voto es nuestra arma y le ponen obstáculos para que el proceso  sea cansón y desistamos, Esta fulana ley contra el odio es un arma del Gobierno para frenar la disidencia. Entre sus alcances figura censurar y controlar a los medios de comunicación, las redes sociales, twitter, facebook, Instagram. Las penas van de 15 a 25 años.

Con esta ley usted no podrá criticar al Gobierno. No podrá convocar marchas, paros o protestas. Para ellos eso es odio. La crítica es sana y necesaria, pero de allí a cercar y censurar porque no quieren escuchar lo que es obvio: el pueblo no los quiere. No quiere la política de hambre y miseria que impera en nuestro país gracias al socialismo del siglo XXI.

Señores, las muestras de odio son palpables. Asesinaron a 121 venezolanos durante las protestas y qué hicieron: condecorar a los supuestos agresores de la PNB y GNB. No persiguieron a los colectivos armados y del alto gobierno. Bailaron y asesinaron a seres humanos. Y qué decir del asalto a la Asamblea Nacional, donde casi matan a diputados y público presente. Pregunto: ¿Eso no es odio? No pueden aplicar la ley del embudo. Creo que lejos de aprobar esa ley deben dialogar y cumplir lo que acuerdan.

 

Relacionados: