Negar la crisis humanitaria es querer tapar el sol con un dedo

Negar la crisis humanitaria que existe en nuestro país y el hambre del pueblo venezolano es querer tapar el sol con un dedo.

En Venezuela existe una grave crisis humanitaria. No tenemos medicinas ni insumos médicos. Tenemos pacientes que mueren cada día porque no encuentran el remedio para su enfermedad. ¿Recuerdan al niño Oliver Sánchez? A él lo vimos suplicar por medicamentos para atender el cáncer que lo agobiaba y lamentablemente murió esperando solución.

El Gobierno dice que en Venezuela no hay crisis humanitaria. Esto es lo más mezquino que podemos escuchar. Decir que en Venezuela no hay hambre es cruel e inhumano. Es recurrente y cotidiano ver y estar en largas colas para comprar comida y es común de parte de los altos personeros de este Gobierno decir que la escasez de comida es por culpa del “imperio”.

Al parecer, la semana pasada como que el corazón se les abrió y permitieron que la UNICEF hiciera entrega de medicamentos para tratamientos que requieren los pacientes. A todas estas me pregunto cómo es posible que el Gobierno, viendo la crisis en la cual está el país, anuncie donar cinco millones de dólares a USA. Entiendo que la solidaridad es necesaria, pero de verdad el Gobierno nos sorprendió con el anuncio de hacer una donación de hasta cinco millones de dólares para ayudar a los estadounidenses damnificados por el huracán ‘Harvey’. Y esta donación se hará a través de Citgo.

Tenemos problemas sin resolver como para prestar ayuda a otros. Primero solucionemos los problemas de casa y luego ayudemos al prójimo. Tenemos las inundaciones en Choroní (estado Aragua) y  hemos visto la solidaridad del pueblo venezolano para llevar ayuda a nuestros hermanos. Y el Gobierno no ha sido tan diligente, pero para ser más altruista presta apoyo y socorro a ciudadanos de un país extranjero antes de prestar auxilio aquí.

En estos momentos, en nuestro país, tenemos brotes de paludismo, de malaria y de enfermedades que habían sido erradicadas que volvieron. Por qué no usar esos cinco millones de dólares que van a donar a USA para tratar de erradicar esas enfermedades y comprar insumos para nuestros enfermos.

Ojalá el gobierno americano, una vez recibida la donación, la devuelva en medicamentos para nuestro país que lo necesita y así le da una lección a este Gobierno. Creo en la solidaridad. Creo en ayudar al prójimo, pero una madre no le quita el pan a su hijo de la boca para dárselo a otro. Y eso es lo que ha hecho este Gobierno y es lo que hace siempre. Nos quita la posibilidad de tener futuro.

 

 

 

Relacionados: