El Nuevo País .

Está claro que convocatoria de Zapatero es para ganar tiempo el Régimen

La documentación existente sobre los crímenes cometidos por el Régimen son la prueba reina de una política de Estado sistematizada para acabar con la oposición.

Esta semana se dieron en paralelo dos reuniones que este Balcón ve con gran interés. Una en el marco de la OEA y otra en República Dominicana. La primera de ellas representa algo inédito en la diplomacia regional, la cual se debe al compromiso de su secretario general Luis Almagro con la democracia en Venezuela. La iniciativa del Sr. Almagro de organizar un panel coordinado por el exfiscal jefe de la Corte Penal Internacional Moreno Ocampo, a fin de verificar sí el gobierno ha cometido delitos de lesa humanidad, como son el asesinato, tortura, encarcelamiento o violaciones en contra de civiles, es “un tiro al piso”. Los expedientes a presentar representaran la prueba reina de una política de Estado generalizada y sistematizada destinada a acabar con la oposición.

El oficialismo ha intentado boicotear esta convocatoria argumentando que dentro de las facultades del secretario general no está dicha iniciativa; sin embargo, el actual representante permanente ante la OEA pareciera no haber leído la Carta Democrática (Art. 20), la cual reconoce los recursos previstos en el Derecho Internacional. Lo que sí es cierto es que el Señor Almagro no está facultado para presentar los resultados ante la CPI; sin embargo, según el Estatuto de Roma existen tres vías: la primera es que uno de los 121 Estados partes del Estatuto de Roma eleve la denuncia formal ante la fiscal jefe de la CPI, Fatou Bom Bensouda. La segunda, por la vía del Fiscal y la tercera el Consejo de Seguridad, instancia que aunque no tiene el tema en agenda, sí es una cuestión que esta sobre la mesa. Ante estas circunstancias, quienes hayan cometido crímenes de lesa humanidad deberían poner sus barbas en remojo.

La otra reunión es el encuentro entre la oposición y el gobierno en Santo Domingo, sobre la cual no tengo muchas esperanzas por las siguientes razones:

1) La MUD cayó nuevamente en la trampa del diálogo cuando lo que se plantea en esta situación es una “Negociación” sería y formal.

2) El gobierno plantea esta reunión como reanudación del diálogo. La oposición debería hablar de un encuentro informal exploratorio para definir agenda, objetivos y plazos de una futura negociación.

3) No está claro en qué condiciones actúan Zapatero y Fernández. Si son “mediadores”, “facilitadores”, o parte de la delegación del gobierno ampliada. Estos dos señores son parte interesada al haber sido propuestos por el gobierno.

4) La metodología recomienda que sean escogidos cada uno por cada una de las partes y un tercero independiente escogido entre ellos.

5) Una vez definido el papel de Zapatero y compañía, la agenda, el número de reuniones, el objetivo y los temas etc., se iniciarían las negociaciones.

6) Finalmente, establecer un acuerdo de cómo se instrumentarán los anuncios y ruedas de prensa.

Está claro que esta convocatoria de Zapatero a pocas semanas de unas elecciones está diseñada para fracasar, como una forma de ganar tiempo el gobierno, pero que aparezca frente al mundo como la Robolución del amor y la paz.

Comparte esta noticia:

Tendencias

Relacionados: