.

Brownfield: El narcotráfico ha penetrado cada Institución de Venezuela

El secretario Adjunto de EEUU para la seguridad y lucha antinarcóticos, William Brownfield, afirmó en el Senado que “no habrá una solución a largo plazo, democrática, próspera y segura en Venezuela hasta que se resuelva la presencia de las organizaciones del narcotráfico”.

Quienes detentan el poder en Venezuela han hecho un esfuerzo por copiar el viejo modelo comunista soviético con las desviaciones que le son propias a sus intérpretes criollos. Lo cual nos hace recordar las reflexiones de Octavio Paz, premio Nobel de Literatura, en su obra “El Ogro Filantrópico” donde se refiere a la Unión Soviética de la época, en la cual escribió sobre ese tema en los siguientes términos: “En la Unión Soviética el Estado es el propietario de las cosas y de los hombres, quiero decir: es el dueño de los medios de producción, de los productos y de los productores. A su vez, el Estado es la propiedad del Partido Comunista y el Partido de la propiedad del Comité Central”. Que en Venezuela sería la cúpula del PSUV. Y agrega el ilustre mexicano: “En nuestro siglo la ideología no sólo es un vidrio de aumento: también es un cristal deformante que produce toda clase de aberraciones, no cromáticas sino morales”.

En el caso venezolano actual, las desviaciones éticas se agravan  cuando se demuestra que quienes están en el poder no lo utilizan para servirle al pueblo sino que con la excusa de una supuesta revolución, la cúpula gobernante emplea el poder y el abuso para enriquecerse, trasgrediendo los más elementales escrúpulos éticos. Todo lo cual nos ha conducido al extremo de que sin lugar a dudas es la corrupción sin controles la causa principal de la tragedia humanitaria que sufre la parte más débil del pueblo venezolano, junto a la crisis política, económica y social que afecta a toda la sociedad venezolana.

Entre las consecuencias de esta conducta del oficialismo, que lamentablemente involucra a parte de las fuerzas armadas, está la relación permisiva con la guerrilla colombiana que se mueve sin obstáculos por el territorio nacional, desde donde procesa, trafica y exporta drogas, aparte de traernos tipos de delitos que eran desconocidos en Venezuela como el sicariato, que es propio de los carteles delictivos que hoy controlan actividades como el contrabando de gasolina y el secuestro en la frontera nacional.

A pesar de las cotidianas y extensas cadenas de radio y televisión a las cuales el gobierno nacional somete a los ciudadanos, nunca se ha tocado el tema del narcotráfico y el daño que les genera a todos, en especial a la juventud venezolana. Ni siquiera ante el hecho sin precedentes de los llamados “narcosobrinos”, el gobierno se ha dignado a dar una explicación, a fijar una posición, que demuestre la voluntad política para combatir de verdad este grave delito.

Nunca antes en la historia de Venezuela habían existido sospechas con fundamento de que en las altas esferas del poder, civil y militar, existía complicidad con el narcotráfico.

El pasado 12 de septiembre de este año, el secretario Adjunto de Estados Unidos para Seguridad y lucha antinarcóticos, William Brownfield, quien fuera Embajador en Venezuela de 2004 a 2007, en una comparecencia ante el Senado de su país, hizo las siguientes afirmaciones: “el narcotráfico ha penetrado completamente cada institución de seguridad, cada cuerpo policial y cada institución judicial de Venezuela”. Y agregó: “no habrá una solución a largo plazo, democrática, próspera y segura en Venezuela hasta que se resuelva la presencia de las organizaciones del narcotráfico”.

barbozaomar@yahoo.com

 

Relacionados: