El Nuevo País .

No es una opción abstenerse en regionales la pelea es en todos los frentes

Abstenerse en las elecciones regionales de octubre no es una opción. La pelea contra la dictadura es en todos los frentes.

La MUD es la organización que tenemos para enfrentar al pranato.  No es que no tenga defectos, o que esté compuesta por ángeles bajados del cielo o que esté exenta de intereses bastardos, pero nos ha liderado en una serie de triunfos como la conquista de la AN y el apoyo de la comunidad internacional. Y su destrucción sería la gran victoria de pranato.

Las críticas abundan. Una de ellas es que la MUD dejó enfriar “la calle”, cuando en realidad ella se enfrió pues la gente se cansó de no pasar de Chacaíto ni percibir avances concretos. No bastó que la Fiscal rompiera con el régimen. Creímos que de tanto presionar, los militares se alzarían. Pues, no se pudo. Pero ¿es culpa de la MUD? ¿Es que sus dirigentes no estaban en las luchas? Yo los vi allí hasta el último momento. Debimos aprender que “la calle” por sí sola no tumba gobierno, aunque muchos no lo han asimilado.

Otra es la negociación de una “cohabitación” con el régimen. Sin duda, la negociación es uno de los tableros en que hay que jugar. Es mejor salir por negociación que por una guerra en la que no tenemos la fuerza de las armas. Salgan ustedes que nosotros los apoyamos”, decían algunos militares… y no pasó.  Lo clave es qué es lo negociable y qué es lo que no. Y entender que en una negociación ambos bandos deben ceder. Negociar con maulas es siempre difícil, eso debíamos haberlo aprendido. Pero es una exigencia de la comunidad internacional, cuya presión ha puesto al régimen en esa mesa de negociaciones. Y al final, los resultados de esa negociación, que aún no ha empezado, se llevarán a referéndum.

La traición electoral de la MUD. Pero es que toda la lucha desde 2016, incluyendo esos 100 días, fue para que se dieran elecciones. Desde cuándo no se ha dicho que la salida debe ser pacífica, democrática y constitucional. Allí no ha habido cambio. El CNE es el mismo con el que ganamos la AN, pero ahora somos una mayoría aplastante y tenemos un fuerte apoyo internacional. Ganar las gobernaciones, aunque nos quiten el triunfo, por no someternos a la Constituyente Cubana (CC) es un avance no solo para recuperar el ánimo caído por la frustración que ahora nos arropa sino porque esto pondrá al pranato contra la pared. Ojo, no solo por ganar las elecciones llegaremos al poder, como tampoco con ”la calle”. La pelea es en todos los frentes. Abstenerse no es una opción. En una elección polarizada quienes no votan a favor y quienes se abstienen, votan en contra.

Traición al 16J. Veamos: la AN no se sometió a la CC y no aceptará negociarla, pues perdería su legitimidad internacional. Se le critica que no está renovando los poderes públicos, pero el 16J manda hacerlo dentro de la Constitución y, luego del fallo al no nombrar a los del CNE, nombró a magistrados al TSJ. Las cabezas de los poderes nombrados por el pranato como el nuevo Fiscal no son reconocidos por la AN y nombrar nuevas requiere por Constitución que participen los poderes secuestrados por el Régimen. ¿Un gobierno alternativo? en ese ayuda el pranato al nombrar funcionarios y crear instituciones -como la CC- de manera inconstitucional.

Relacionados: