.

Bachaqueo con la gasolina al detal nuevo negocio en revolución chavista

La revolución chavista convirtió a Venezuela en el nuevo país de las pimpinas cucuteñas o el bachaqueo con la gasolina al detal.

Difícil de creer, pero triste de ver las largas colas en las gasolineras de un país que se ufana de ser potencia petrolera. La escasez del combustible con el cual no solo se mueve el parque automotor sino parte del industrial, viene dándose por múltiples razones a partir del irresponsable despido de más de 15.000 trabajadores de PDVSA en el 2003, que con un promedio de 20 años de servicio acumulaban unos 300.000 años de experiencia. Imposibles de reemplazar pero aprovechados por otros países petroleros como Canadá, países árabes incluso Colombia y Ecuador.

El ataque contra este grupo humano conocido como la “gente del petróleo” califica perfectamente como un “crimen de lesa humanidad”, el cual -según el Art. 7 del Tratado de Roma- consiste en cualquier acto que se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil. En aquel momento Chávez incurrió en tres causales: 1) La persecución: la Gente del Petróleo con identidad propia fue sometida a una persecución implacable por motivos políticos. 2) El traslado forzoso: todavía se recuerda el inhumano desalojo que se hizo a los trabajadores de PDVSA, que vivían en los campos petroleros donde residían legítimamente 3) Actos inhumanos que causaron intencionalmente grandes sufrimientos al grupo humano.

A partir de aquel brutal despido, realizado intencional y exprofesamente por Chávez, comenzó la caída en picada de la industria petrolera. En los últimos 18 meses se dejaron de producir 450.000 b/d. En el último año la producción disminuyo 190.000 b/d y el último mes 30.000 b/d. Todo gracias a la incapacidad de la nueva PDVSA de manejar uno de los procesos más complicados tecnológicamente como es la producción de gasolina con crudos pesados e impuros que requieren plantas de tratamiento catalítico. El segundo elemento es la falta de dinero en PDVSA para importar. Así vemos a tanqueros parados en los puertos esperando que PDVSA pague los cargamentos provenientes de EE.UU. Otro elemento para mal del gobierno ha sido la temporada de huracanes que ha golpeado fuertemente las refinerías en el área del golfo, limitando la exportación de combustible. Indirectamente también se encuentran las sanciones de Mr. Trump sobre personas dentro de PDVSA con las cuales los bancos americanos no quieren hacer negocios.

No habrá gasolina para llenar los tanques mientras se mantenga el actual Régimen, convertido en dictadura; impongan el modelo socialista de producción petrolera; se persista con el modelo comunal de gallineros verticales y criadero de conejos.

En el ínterin, tendremos que adaptarnos a un nuevo modelo de negocio: el llenado de las pimpinas al estilo cucuteño o el bachaqueo con la gasolina al detal, pero el factor determinante en la falta de gasolina es la caída de la producción como consecuencia de la irresponsabilidad de Chávez de despedir la crema y nata de los trabajadores de PDVSA y acabar con la meritocracia para sustituirla por la ineficiente PDVSA roja rojita.

Relacionados: