.

No votar es fortalecer la continuidad de Maduro y todo lo que representa

Todos debemos votar el próximo 15 de octubre para impulsar el cambio que permita la reconstrucción de Venezuela. No votar es fortalecer la continuidad de Maduro.

Para el próximo 15 de octubre están convocadas las elecciones de gobernadores en todo el país. Esta es una gran oportunidad para que quienes impulsamos un cambio político convirtamos estas elecciones regionales en un gran plebiscito nacional en contra de la gestión de Maduro, lo cual se logrará si ese día votamos para demostrar el alto rechazo popular a este gobierno y convertir ese resultado en la plataforma que nos conduzca al cambio político que inicie la reconstrucción nacional.

La decisión del electorado en este proceso está más clara que nunca. Se trata de decidir si se vota por los candidatos que representan el cambio político de la situación que vive el país, o si votan por los candidatos de Maduro, o se abstienen que es lo mismo, para fortalecer este modelo de gobierno que ha destruido la economía, el derecho del pueblo a la alimentación y a la salud, a las instituciones democráticas y los valores éticos de nuestra sociedad.

Para lograr la mayor participación, que es la garantía principal de un triunfo contundente en todas las gobernaciones, es necesario concientizar y motivar a quienes tienen derecho al voto y quieren un cambio para que no sean víctimas y cómplices sin quererlo de la estrategia central del madurismo en estas elecciones, que consiste en desmotivar a los opositores para que no voten porque el gobierno está consciente de que el único chance que tienen de ganar algunas gobernaciones es que muchos opositores se abstengan de votar.

Por eso el gobierno, para lograr su propósito continuista, está financiando con dinero de la corrupción una intensa campaña en las redes sociales, a veces repetidas por tontos útiles de la oposición y en otros medios de comunicación, para desmotivar a sus opositores, de vacunarlos con la desesperanza para que no voten y por esa vía ruedan campañas de descalificación de muchos dirigentes de la oposición que han hecho esfuerzos permanentes y honestos para producir un cambio en Venezuela con la finalidad de estimular el desencanto, la sospecha, la desconfianza, en relación a esos dirigentes y en las posibilidades de cambio a través del voto.

Esta operación sicológica, sino estamos alertas para derrotarla, puede inclinar a muchos venezolanos de buena fe que no quieren la continuidad de este gobierno a conductas contrarias a sus intereses porque la falta de reflexión, la rabia ante lo que está ocurriendo y la impotencia los puede conducir a creer las mentiras de Maduro y sus estrategias, y a quienes las repiten para hacerse los informados, más que a los líderes que seriamente y exponiéndose a los ataques personales luchan por un cambio de gobierno. Por eso recurrimos a la racionalidad de todos los opositores, sabiendo que la vía electoral es la que nos ha traído triunfos y ha debilitado al gobierno que tanto daño le ha hecho a los venezolanos.

No votar es fortalecer la continuidad de Maduro y todo lo que representa. Votar es abrirle las puertas a una nueva Venezuela con la unidad como base de su reconstrucción.

barbozaomar@yahoo.com