.

Hay que movilizarse, participar y vigilar para derrotar trampas del Régimen

La inmensa mayoría que se opone al Gobierno tiene los medios para neutralizar y derrotar las trapisondas del Régimen, de modo que hay que movilizarse, participar y vigilar.

La trampa y el fraude están unidos a este Gobierno como la cola al perro. Pensar que con este Régimen se puede competir en cualquier terreno en condiciones de equidad o transparencia es algo absolutamente ilusorio destinado prontamente a periclitar. Las elecciones de gobernadores del venidero 15 de octubre, por supuesto que no serán la excepción y eso obliga a la inmensa mayoría democrática a confrontar y derrotar una a una todas las maniobras que desde el oficialismo y el desvergonzado CNE están por hacerse.

Hay, en primer lugar, que colocarse en el contexto en el cual el Gobierno accedió a realizar las elecciones regionales. En primer lugar bajo una intensa y cada vez más firme presión internacional, y luego de una épica lucha cívica en las calles de Venezuela que los forzó a tener que establecer una fecha electoral. En segundo lugar, bajo la convicción de que los partidos políticos agrupados en la MUD no concurrirían al evento electoral o se dividirían a propósito de diversas posiciones sobre el tema electoral.

Derrotadas sus hipótesis por la certera y unánime decisión de las fuerzas democráticas de enfrentar al Gobierno también en ese terreno, sabiéndose desprovisto de cualquier oportunidad de éxito de cara a las elecciones (por el rechazo creciente a la ruina y la destrucción causada en estos años de hegemonía), la cúpula podrida aposentada en Miraflores busca ahora manipular el proceso eleccionario poniendo en escena distintas triquiñuelas desde las ya conocidas del ventajismo, el uso inescrupuloso y descarado de los recursos públicos, las presiones y chantajes, y la cada vez más descarada e impune complicidad del CNE.

Supresión inconsulta de centros electorales, incentivos a la abstención, migración de votantes, incumplimiento de normas y reglamentos, y ahora se aprestan a consumar una triquiñuela de mayor monta al pretender -en contra de la ley de procesos electorales- impedir que pueda materializarse la renuncia de los precandidatos de la MUD en favor de quienes resultaron ganadores en las elecciones primarias, con lo cual buscan confundir a los votantes opositores e incrementar los votos nulos para pretender favorecer a los alicaídos candidatos del oficialismo.

Es imposible competir en igualdad de condiciones o trasparencia con un gobierno tramposo, pero también es verdad que la inmensa mayoría que se opone al Gobierno tiene los medios para neutralizar y derrotar las trapisondas del Régimen. Movilización, activación, información, vigilancia, participación y actitud beligerante permitirán no solo derrotar a los escuálidos nominados del Régimen sino todas sus trampas.

 

Relacionados: