El Nuevo País .

América para los americanos

Créditos de la Imagen: AP

… y Venezuela para los venezolanos. Con la gira de Maduro a Rusia,  la respuesta de Trump sobre Venezuela y luego el voto venezolano del próximo domingo, aparece la triangulación un gran juego político.

Vladimir Putin, presidente de la Federación Rusa por un lado, y Donald Trump, presidente de los Estados Unidos de América por el otro, abrieron un juego entre dos continentes, donde la prenda, abiertamente expresada por ambos, es Venezuela. Simultáneamente, y precisamente por eso mismo, la suma total de la votación del próximo 15 de octubre en Venezuela, adquiere una importancia muy superior a la mera escogencia de 23 gobernadores. Frente a lo que juegan Putin y Trump, los venezolanos entrarán como el tercer lado del triángulo, para incluir su peso en el resultado de la jugada. Lo harán si todos votan.

Son por lo tanto, tres aspectos a tomar en cuenta.1. Lo que convino Putin con Maduro, 2. Lo que dijo  Trump sobre Venezuela, y 3. Lo que plantearán los venezolanos con sus votos.

Lea también: Los récords mundiales de Chávez

1º. De todos los viajes que hizo últimamente Maduro, el de esta semana a Rusia, Bielorrusia y Turquía es el más peligroso para su gobierno. Hay que entender que Putin es un maverick de la política internacional, formado en el servicio secreto de la KGB y maestro en el arte de “echar vaina a las democracias occidentales”. Ya no hay ninguna duda que gastó grandes sumas para influir, vía mensajes por Facebook, en cuanta elección hubo últimamente en el mundo occidental, siendo los casos más recientes, las elecciones en EEUU., Francia y Alemania. (Lo de EEUU está actualmente investigado por una comisión especial del congreso norteamericano. En lo de Francia Putin se equivocó apoyando públicamente el partido francés de la extrema derecha con Marine Le Pen. En cuanto a lo de Alemania, todavía se discute si el voto de la ex Alemania oriental del mes pasado, fue influido por Putin).

Putin apoya con todos los hierros, fuese pública o clandestinamente, tanto a la extrema izquierda como a la extrema derecha en América y Europa, con el fin de desestabilizar las democracias, pero su apoyo a Maduro, parece apuntar a algo más directo. Los convenios de esta semana entre Putin y Maduro se ven claramente diseñados, para mantener y eventualmente fortalecer la presencia rusa en una valiosa base continental americana, Venezuela, país pivote entre Norte y Sur América.  .

2º. La respuesta de Trump coincidió con la ceremonia del inicio del mes de la hispanidad en Norteamérica y recordó el centenario lema de  “América para los americanos”. Las  palabras de Trump, pronunciadas el pasado viernes a los hispanos, fueron: “Todos somos americanos”. Resaltó “el espíritu de cercanía” y la importancia de la libertad. Dijo textualmente: “Estamos tomando acciones decisivas para defender la gente de Cuba y Venezuela.” Mencionó el nombre de Maduro cuando habló del sufrimiento causado por el socialismo, agregó la promesa de restaurar la democracia para todos los ciudadanos de Venezuela. Sus otras palabras fueron: “El comunismo es el pasado, la libertad es el futuro”. Con ello, su posición ha sido establecida clara y sin atenuantes, también para Venezuela.

En ese punto, donde el acento está colocado en una promesa de democracia,  tiene que entrar forzosamente, el elemento de una mayoría del voto.

3º. Pasemos por lo tanto a lo de acá, al pueblo venezolano, al que uno – Putin – envía harina de trigo, y el otro, – Trump -, promete libertad, mientras que su congreso dice que exigirá a través de la ONU  que deje entrar la ayuda humanitaria.

Lea también: Qué espera a los venezolanos

La mejor manera de expresar lo que quiere la nación es, obviamente, votando. No basta elegir al gobernador, porque lo más valioso sería superar con la suma de los votos de la oposición, cualquier intento oficial de alegar que Maduro habla  en nombre de la mayoría.

Ese pueblo votante, no estará solo. El primer lugar donde ese voto, que ojalá sea muy mayoritario, será puesto a valer, será en los organismos internacionales, principalmente  en la OEA, donde a partir de la semana próxima, sesionará el verdadero, internacionalmente reconocido, Tribunal Supremo de Justicia, nombrado por la Asamblea Nacional. Es allí, donde eventualmente, la también verdadera Fiscal de la República, Luisa Ortega Díaz, puede plantear cualquier acusación, incluyendo una contra el presidente de la república. Personalmente, cada día admiro más la visión, esfuerzo y habilidad del Secretario General de la OEA.

¿Que no será por esa vía? Quién sabe, yo apuesto a esa. Pero cualquiera que sea la vía, está claro que lo importante es el voto.

Relacionados: