.

El secreto bancario y la pasión por el nacionalismo conducirían a una desestabilización en Europa

Según el periodista Benjamín De Yurre, con la independencia de Cataluña se busca evitar que en enero de 2018 sean divulgadas las cuentas bancarias en Andorra de las fortunas catalanas que ingresaron pagos por corrupciones políticas y cobro de comisiones.

Por Benjamín F. De Yurre

La revelación del secreto bancario y la pasión por el nacionalismo pueden conducir a una desestabilización económica y militar en Europa. El 1 de octubre Cataluña hizo un referéndum sobre su independencia de España, en el que votaron más de dos millones de personas con 90% favorable a la emancipación, aun cuando los comicios no contaron con garantía legal ni estaban aprobados por el tribunal superior de justicia de Cataluña.

Para algunos es sensato que Cataluña intente liberarse de España, a la cual ha pertenecido desde que las tropas Borbónicas ocuparon su territorio en 1714. Después de todo, a partir de los 300 años empiezan a concretarse la mayoría de movimientos independentistas, como ocurrió tras el descubrimiento de América. Sin embargo, no echan el cuento completo. La próxima revelación pública del secreto bancario en la vecina Andorra tiene a más de un catalán temblando.

La Generalitat (el gobierno de Cataluña) ingresó a los bancos suizos y similares 33,000 millones de euros para sostener por tres años una nueva república. Lógicamente, quienes saquearon las arcas del país sienten temor de ser descubiertos una vez que Andorra revele a la Unión Europea (UE) en enero del 2018 las cuentas hasta entonces cifradas de transacciones ilegales o dudoso origen. Por supuesto, una vez independiente Cataluña, no pertenecería a la UE, por lo que no serían denunciados los corruptos.

Resulta que el Principado de Andorra y la UE firmaron un acuerdo en 2016 en el cual Andorra divulgará las cuentas bancarias de quienes no sean residentes del Principado. En la práctica, Andorra ha sido por años un paraíso fiscal para las fortunas catalanas, donde se ingresaban pagos por corrupciones políticas y cobro de comisiones. Estos fondos han estado ocultos al fisco español y es un delito doble, o sea, por corrupción y evasión de impuestos.

El fin del secreto bancario en Andorra era vox populi, antes y después del acuerdo firmado en 2016. Como consecuencia, según la banca de Andorra, en estos últimos meses las transferencias electrónicas para otros paraísos fiscales ha sido masiva y la ley no es retroactiva. Solo es válida de 2016 en adelante. Para fechas anteriores no hay obligatoriedad en el reporte.

Suiza en 2014 se sumó a un proceso impulsado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en el que revelaría informaciones financieras sobre depositantes extranjeros, pero un exceso de burocracia entorpece las indagaciones.

Si se materializa la independencia, Cataluña no formaría parte de la UE y la drástica reducción de sus inversiones extranjeras perjudicaría a su economía. También tendrían su moneda, que se devaluaría frente al euro al tener que pagar aranceles comerciales en sus fronteras de España y Francia.

Es hasta peligroso establecerse como país solo por un asunto de pasiones o negocios. Las consecuencias de esas pasiones pueden ser imprevisibles. Como diría el Nobel Vargas Llosa, los apasionados por el nacionalismo son los peores ya que históricamente son los culpables de la mayoría de conflictos mundiales, que tanta muerte y destrucción han causado.

Relacionados: