El Nuevo País .

Aunque somos víctimas de fraude no debemos rendirnos

Aunque somos víctimas de un fraude de Estado permanente, no debemos rendirnos pues tendremos otras coyunturas favorables debido a que el proyecto político y económico del régimen está destinado al fracaso.

No me queda más remedio que escribir sobre un tema muy delicado que seguramente le producirá urticaria a más de una epidermis, pero debo decir que así no se dirige, no se dirige, como han hecho los dirigentes de la MUD, dejando a todo un pueblo huérfano de orientación política. Está bien, hemos recibido un duro golpe que ocasiona desplome del ánimo colectivo. Pero para eso son las direcciones políticas, para orientar en los momentos de descalabro. Los generales capaces lo son porque en una batalla perdida saben ordenar la retirada y logran que haya menos bajas.

Está bien, hemos perdido una batalla -de las muchas que tendremos que librar frente a la dictadura. Es lógico que haya desconcierto cuando se habían prometido 20 victorias. Pero eso no cambia la ira e indignación del pueblo. El pueblo derrotado y triste sabe que hemos sido víctimas de uno de los tantos fraudes en los que el régimen es experto. El pueblo del estado Miranda sabe que Héctor Rodríguez no obtuvo más votos que Carlos Ocariz. El pueblo venezolano sabe que el Fraude es un fraude PERMANENTE, porque es UN FRAUDE DE ESTADO, que es aquel en el que se dispone de todos los recursos financieros e institucionales para apoyar las candidaturas oficiales.

Escribo el martes 17 y no sabemos que decidirá la MUD -y los gobernadores electos- sobre si se asiste o no a la juramentación ante la Asamblea Nacional Prostituyente. Ello da lugar a que se dividan las opiniones. Ya la MUD tendría que haber ordenado movilizaciones en todo el país para defender el triunfo de Andrés Velásquez que se lo quieren robar.

No se puede dirigir dando tumbos. Un día ordenas defender el triunfo electoral en las presidenciales de abril 2013 y al día siguiente reculas. El 26 de octubre el pueblo decidido y enardecido quería ir a Miraflores -símbolo del Poder- y un dirigente dijo NO, vamos dentro de tres días; en esos tres días se enfrió el fuego rebelde de las masas y terminaron negociando con el nuncio del Papa un diálogo que mató la atmósfera de rebelión. Además de inteligencia los dirigentes deben tener, como dicen los mexicanos, LO MERO PRINCIPAL, es decir COJONES!!!

No hay que amedrentarse. Por cruel que sea la dictadura, aún no hemos visto toda su crueldad.

Habrá otras coyunturas favorables porque el proyecto político y económico del régimen está destinado al fracaso, más estrepitoso que lo actual. El pueblo, por los momentos, guardará su ira e indignación y la hará estallar cuando llegue la hora de la victoria popular.

 

Relacionados: