El Nuevo País .

La lucha hay que darla en todos los frentes

La lucha hay que darla en todos los frentes. Hay que ir a votar, pues seguro el régimen llamará a elecciones municipales y presidenciales ahora que la moral opositora está débil.

Luego de que lograron parar a la resistencia en la calle, el pranato decidió que era el mejor momento para llamar a unas elecciones, pues la oposición estaba desmoralizada, y así fue. Según datos oficiales unos 3 millones de los que votaron el 2015 por la oposición no votaron o pudieron votar el 15-O. Claro que los obstáculos que puso el régimen son claves pero también la desilusión y la falta de una claridad en el liderazgo les hizo enconcharse y castigarlos. No los convencieron de que había que seguir peleando en todos los frentes. Abiertamente o no les habían hecho creer que “la calle” tumbaría a Maduro. Pero al no pasar de Chacaíto la frustración cundió.

Y  aunque ganamos 5 o 6 gobernaciones, cuando teníamos 3, la frustración golpeará aún más fuerte y comenzaremos a buscar chivos expiatorios. Que si los antiMUD, los abstencionistas, los traidores, etc. Flaco favor a la causa, pero la derrota tiene pocos amigos.

Reitero, la lucha hay que darla en todos los frentes. En lo electoral debemos prepararnos pues, con esta nueva caída de la moral opositora, seguramente llamarán a elecciones municipales y presidenciales lo más pronto posible. De nuevo hay que ir a votar, con un pañuelo en la nariz. No creo, como dijo el Secretario de la OEA, que “cualquier fuerza política que acepte ir a elección sin garantías se transforma en instrumento del fraude”. Si hubiéramos seguido esta conseja Chávez hubiera ganado el cambio de Constitución o nunca hubiéramos conquistado la AN. Concuerdo con él en que aquí no hay que probar que hubo fraude. “Ninguna elección en Venezuela dará garantía a los electores a no ser que se realice con observación internacional calificada que vele por un proceso transparente y ajustado a la legalidad”.

Ante la actual incertidumbre hay que centrarse, reorganizarse y enviar mensajes claros. Para eso es necesario volver a lo acordado por 7,7 millones de venezolanos el 16-J, es decir: desconocer la Constituyente cubana; defender la Constitución de 1999 y respaldar las decisiones de la AN; y “la renovación de los poderes públicos … la realización de elecciones libres y transparentes y… la conformación de un gobierno de unión nacional para restituir el orden constitucional”.

No es posible plantearse ni por vía de excepción ir a prostituirse a la “prostituyente”. Sería una doble traición: al mandato del 16-J y a la comunidad internacional que rechazó la Constituyente. Eso partiría a la MUD y dejaría muy mal a los partidos que lo hagan.

Como dice el comunicado de la MUD hay que “luchar por un nuevo sistema electoral y la convocatoria urgente de elecciones libres y transparentes”. Mientras tanto la AN debe asumir “la renovación de los poderes públicos” y crear “la institucionalidad democrática que [según Almagro] hoy debe funcionar en el exilio” .

Si la MUD se parte y el liderazgo abandona lo acordado, vendrán años muy difíciles en los cuales el pranato se consolidará, la antipolítica resurgirá aún más, los partidos se diezmarán y la comunidad internacional nos abandonará a nuestra suerte.

Relacionados: