El Nuevo País .

Dinero contra la MUD

Operadores financieros y políticos armados con miles de millones de dólares se han movilizado para capitalizar la crisis de la oposición e imponer un candidato afecto a sus intereses.

Una operación de gran calado para imponerle a la oposición un candidato afecto a sus intereses está siendo desarrollada por agentes financieros que, asociados a funcionarios chavistas, se hicieron con miles de millones de dólares y escaparon con ellos al exterior, donde han asumido la protección de importantes políticos y personalidades ejecutivas en medios de comunicación.

La desazón colectiva por la indefensión de la MUD ante el arrebatón perpetrado en la reciente elección de gobernadores ha establecido las condiciones propicias a este proyecto, cuyos operadores tenían lista la ofensiva para desatarla en cuanto se produjera el descalabro previsible. Dentro de esa estrategia estimularon la abstención, con una activa campaña en redes sociales.

En su fase actual la operación se concentra en el descrédito de los dirigentes de los grandes partidos nacionales (Acción Democrática y Primero Justicia), a lo cual seguiría la implosión de la unidad democrática. Objetivos individuales son Henry Ramos Allup, Julio Borges y Henrique Capriles. A Leopoldo López lo consideran anulado por su prolongada prisión, lo cual se reflejó en el pobre rendimiento electoral de Voluntad Popular el 15 de octubre, muy inferior al verdadero potencial de ese partido. La expectativa sobre Manuel Rosales se les nubló cuando el partido del líder zuliano, Un Nuevo Tiempo, tras la derrota frente a Primero Justicia en las primarias de la oposición se dio entero en la campaña que culminó con la elección de Juan Pablo Guanipa (PJ). Hasta el momento de escribir esta nota, Andrés Velásquez ha eludido la seducción de estos operadores, quienes le han ofrecido grueso respaldo financiero y apoyo en Washington a los efectos de batirse en defensa de su elección como gobernador de Bolívar.

Junto con las decisivas negociaciones entre Vladimir Putin, protector provisional de Maduro,  y Rex Tillerson, jerarca de Exxon-Mobil y secretario de Estado americano, sobre el bolsón energético del Orinoco -la mayor reserva de petróleo y gas comprobada en el planeta-, la ofensiva de esta poderosa alianza entre exiliados financieros y políticos de la periferia democrática son hoy los hechos más importantes del tortuoso proceso político venezolano.

 

Relacionados: