El Nuevo País .

En estos momentos llamo a la calma, a la ponderación y al respeto

En estos  momentos llamo a la calma, a la ponderación y al respeto, porque tenemos un pueblo observando y no podemos defraudarlo.

Ante los resultados electorales del 15 de octubre, muchas han sido las tesis, pero a mi entender debíamos participar porque no se puede dejar ningún espacio; pero ahora se presenta la situación de que todos los gobernadores electos fueron presionados para prestar juramento ante la ANC, cuestión que fue debatida y rechazada por la oposición venezolana, la cual es catalogada como una humillación. Delcy Rodríguez, presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, dijo que es una obligación la juramentación y que de no hacerse no se reconocería al gobernador recién electo y se convocaría a elecciones en 30 días. Ante esta situación que ha levantado una vorágine de opiniones encontradas, es bueno recordar que decimos que el CNE es ilegal, es fraudulento y ante este CNE nos inscribimos, con ese CNE participamos en diciembre de 2015.

En el caso planteado, debo señalar que aquí se encuentran lo legal y lo político, de acuerdo a la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela y la Constitución de los estados. Los gobernadores deben juramentarse ante el parlamento regional, es decir, ante los concejos legislativos y en caso de conflicto el gobernador proclamado puede hacerlo ante un juez del Estado, eso es lo legal. En lo político tenemos que la Asamblea Nacional Constituyente con esta juramentación busca legitimarse nacional e internacionalmente, ya que esta Asamblea se escogió tras un velo de fraude, por cuanto no consultó al pueblo si queríamos una constituyente o no, como tampoco se consultaron las bases comiciales y la sectorización de los constituyentes, violando el principio, una persona un voto. Aquí se violó todo.

No está en duda la iniciativa de Nicolás Maduro. Lo ilegal fue convocarla porque él no tenía entidad para ello. La ANC, con esta juramentación, se aprovecha para darle legalidad a una Asamblea ilegal. El pueblo se expresó el 15 de octubre. Escogió a sus gobernadores en un proceso viciado, con muchos obstáculos. Con esta juramentación pareciese que hay dos pueblos y no es así. La ANC se abroga ser depositaria del pueblo, pero también tenemos a gobernadores recién electos por el pueblo. Este juramento es visto como arrodillarse. Lo cierto es que Nicolás Maduro logró lo que quería: dividirnos. En lo personal respeto la posición de cada uno de los gobernadores. Decisión muy difícil. El Gobierno está aprovechando nuestra desmovilización y la abstención para convocar las elecciones para la gobernación del Estado Zulia, y la convocatoria para las elecciones municipales a fin de escoger solo a los alcaldes. No dejemos que la ira y la rabia nos deje perder espacio.

@aixaconcejalccs

 

Relacionados: