Corto y Profundo

El futuro inmediato

A la Oposición, desarbolada por los cañonazos cruzados que recibe del régimen por un lado y por el otro de los mercenarios pagados por los delincuentes financieros que quieren imponer a Diego Arria, no le ha quedado sino apechugar a la espera de que la inexorable corriente de la historia, movida por los factores reales de poder, haga su trabajo. Que lo hará.

Lea también: Dinero contra la MUD

El régimen, consciente de que a mediano plazo está perdido, se deja de miramientos y gana terreno en la clásica estrategia de quienes solo pueden ganar tiempo en espera de un milagro. Para eso ha entregado los restos de PDVSA a China y Rusia, llegado a los últimos extremos a que puede llegar una banda forajida en el ejercicio del poder y aplacado su angustia mordisqueando compulsivamente cualquier empanada que alguien dejó olvidada en una gaveta. Saben que terminarán su aventura en las cárceles del Imperio.

Lea también: Pulso normal

Acordado con Europa y Rusia sobre el vital tema Esequibo, mister Tillerson tiene lista la fase final de su trabajo para explotar el mayor yacimiento de petróleo y gas conocido en la historia de esa industria. A Venezuela le dejaran un repele. ¿Qué puede esperar un pueblo que en 1998 eligió presidente a un teniente coronel raspado en el curso de Estado Mayor, cuyos políticos salieron corriendo ante la embestida de los bárbaros, cuyos banqueros saquearon los dólares antes de fugarse, cuyos militares obedecen órdenes de sus amos cubanos, y ahora es representado por la horda cobarde de los insultadores del tuiter?

Tags
Mostrar más

Rafael Poleo

Director -Editor del diario El Nuevo País. Fundador de la Revista Zeta. Presidente del Grupo Editorial Poleo. Periodista. Analista político.

Artículos relacionados

Close
Close