El Nuevo País .

Brasil invita a Estados Unidos a maniobras militares en la Amazonia

Créditos de la Imagen: EL PAÍS

Un avión militar C-1030 estadounidense sobrevuela estos días la Amazonia brasileña; pero no se trata de una intervención extranjera, solo de un ejercicio militar en el que tropas de Estados Unidos participan, desde el pasado martes conjuntamente con el Ejército de Brasil; a invitación de este; y los de Perú y Colombia, así lo asegura el portal web EL PAÍS.

El avión norteamericano, de hecho, es de carga y realiza un simulacro de lucha contra incendios forestales y transportes de tropas. La operación se desarrolla en la región amazónica de Tabatinga, donde se juntan las fronteras de los tres países sudamericanos que participan. Las maniobras se prolongarán hasta el próximo día 13. Otros 22 países enviaron observadores militares para seguir la misión, bautizada como AmazonLog 17.

La operación es de entrenamiento logístico y simula la creación de una base multinacional con propósitos humanitarios. El objetivo principal es entrenar militares y crear directrices para llevar asistencia a la población amazónica ante posibles emergencias como una ola de inmigrantes que pudiese llegar de Colombia y principalmente de Venezuela. Debido a la escasez de alimentos en este último país, hay un flujo constante de venezolanos atravesando la frontera norte de Brasil en búsqueda de comida, empleo y mejores condiciones de vida. El Gobierno del Estado norteño de Roraima calcula que 30.000 inmigrantes viven actualmente en la región.

Aunque el objetivo principal sea humanitario, el general Guilherme Theophilo, del Mando Logístico del Ejército brasileño, admitió en un vídeo promocional que también existe una preocupación con el crimen organizado en la región fronteriza. “Uno de los objetivos es hacer una fiscalización mayor en la región y adoptar una doctrina para combatir los crímenes transfronterizos, que a la vez alimentan la violencia en nuestras grandes urbes”, explica el militar.

Unas maniobras de este tipo y con estas proporciones son una novedad en Sudamérica. Están basadas en una acción similar promovida por la OTAN en Hungría, en 2015. De hecho, aquella operación desembocó en la apertura de una base militar multinacional, aunque el Ejército brasileño niega que esta sea la intención. Según explica, la OTAN es una alianza militar, mientras que las Fuerzas Armadas de Brasil trabajan con otros países “en la base de la cooperación”. La idea, dice la institución, es “desarrollar conocimientos y confianza mutua, así como compartir experiencias”.

“Todos sabemos de la precariedad en infraestructura de la Amazonia y de la casi ausencia del Estado en esa región. Actividades como esta buscan soluciones para vencer esos desafíos y evitar atenciones improvisadas a las poblaciones afectadas por calamidades”, explicó el general Guilherme Theophilo,durante un seminario el pasado septiembre.

En total, Brasil participa con 1.533 soldados, Colombia con 150, Perú con 120 y Estados Unidos con 30. Aunque el número de estadounidenses sea reducido, es una nueva señal de acercamiento con el Ejército brasileño. En los últimos meses se han sucedido visitas de autoridades norteamericanas a Brasil para firmar acuerdos como un convenio de intercambio de informaciones sobre investigación y desarrollo firmado por los departamentos de defensa de ambos países. El general Clarence K. K. Chinn, comandante del Ejército Sur de Estados Unidos, fue incluso condecorado en marzo con la medalla de la Orden del Mérito Militar, en Brasilia. Sus tropas realizan operaciones multinacionales con varios países de América.

Las maniobras militares fueron criticadas por dirigentes de izquierda como el exministro de Defensa y Asuntos Exteriores en los Gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff Celso Amorim. Los críticos temen que este acercamiento introduzca a Brasil en las estrategias de defensa y seguridad de EE UU alejándolo de las alianzas con el resto de Sudamérica.

Para el Ministerio de Defensa brasileño, sin embargo, esta nueva fase de cooperación puede aportar ganancias tecnológicas y comerciales. “EE UU tienen una gran experiencia sobre ayuda humanitaria. Solo este año tuvieron cuatro huracanes y rápidamente el país se reconstruyó. También pueden aportamos muchos conocimientos sobre lucha contra incendios forestales”, argumentó el general Theophilo durante el acto que inauguró los ejercicios, en el que tachó las críticas de “malintencionadas”.

La cooperación brasileña con militares de EE UU no es nueva. En 2016, por ejemplo, las Marinas de ambos países hicieron acciones de entrenamiento antiterrorista para preparar la seguridad de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. El general Theophilo también recordó que todos los años el Ejército realiza simulacros en la Amazonia con participación extranjera, entre ella de países como EE UU y Alemania.

Relacionados: