El Nuevo País .

Para el 2050 España contara con 76 pensionados por cada 100 habitantes con edad para laborar

Créditos de la Imagen: EFE

España y Japón no son tan diferentes. Al menos cuando se habla de demografía y las proyecciones para el futuro. Tienen una esperanza de vida alta y una natalidad baja. Y esto, si se mira desde la óptica de las pensiones y el Estado de Bienestar, supone partir de la siguiente base: España en 2050 tendrá 76 personas mayores por encima de los 65 años por cada 100 que haya entre 20 y 65. Solo Japón tendrá una ratio ligeramente superior y superará a países como Italia, Portugal, Grecia o Corea, según la séptima edición del informe Pension at a glance de la OCDE divulgado este martes.

Manuel V Gómez/ El País

En este momento esa ratio en España se sitúa algo por encima de 30 personas mayores de 65 años por cada 100 personas entre 20 y 65 años. Esto supone que el incremento previsto para las próximas décadas será de más de 40 puntos, algo que solo se puede evitar con una nueva llegada masiva de inmigrantes o un aumento muy sustancial de las tasas de natalidad. Esta ratio crecerá en todos los países de la OCDE, pero solo Corea del Sur superará el salto español.

 “El envejecimiento presiona sobre la sostenibilidad financiera y la adecuación de los ingresos de los sistemas de pensiones”, desglosa la organización que agrupa a los países industrializados en una nota específica sobre España.

A la presión financiera que supone el envejecimiento, la OCDE añade la tasa de sustitución neta de la pensión sobre los últimos salario salarios percibidos por el trabajador. En España esta se sitúa ahora en el 82% frente a una media del 63% entre los países del club, es decir, en la parte alta de la tabla. Aunque hay países con una tasa más alta, por ejemplo, Turquía, tiene el 102%. Y los hay como Reino Unido en que la tasa baja al 29%.

La propia organización admite que todavía no ha entrado en vigor el factor de sostenibilidad, que vinculará la pensión inicial de los jubilados a la esperanza de vida desde los 67 años en el momento de jubilarse. Aunque rebaja su impacto entre quienes hayan tenido mejores carreras de cotización: “El sistema de pensiones concederá tasas de sustitución relativamente altas para los trabajadores con una carrera completa, especialmente para los asalariados con ingresos medios y altos, a pesar de la introducción del factor de sostenibilidad”.

La edición del informe sobre pensiones de la OCDE también subraya que España es uno de los países con más obstáculos para poder seguir trabajando después de haberse jubilado. Según el think tank de los países desarrollados, hay otros siete países que ponen trabas.

El Gobierno ha anunciado que quiere hacer plenamente compatible la posibilidad de combinar trabajo y pensión. Esto supondría que alguien que esté cobrando su pensión podría seguir trabajando y cobrándola íntegramente. Desde 2013 esa posibilidad está limitada hasta el 50% y hay que pagar un 8% sobre la base de cotización declarada como cuota de solidaridad.

Uno de los lamentos que encabeza esta edición del Pension at a Glance es que desde la última vez que se publicó el informe se ha frenado el ritmo de reforma de los sistemas de pensiones.

Relacionados: