El Nuevo País .

Senadores Demócratas piden a su compañero Franken que dimita tras acusaciones de acoso sexual

Este miércoles más de 20 senadores demócratas han pedido la dimisión de su compañero de partido, el senador, Al Franken, por las acusaciones de acoso sexual que ha recibido en las últimas semanas.

De renunciar, Franken, sería el segundo político del Congreso en perder su empleo por comportamiento sexuales inapropiados. El martes, el veterano congresista demócrata John Conyers anunció su retirada tras haber recibido alegatos similares.

La polémica inició cuando una periodista indicó que durante un viaje en el año 2006 él la besó y agarró sus pechos si su consentimiento mientras ella dormía, pocos días después cuatro mujeres le reprocharon comportamientos parecidos.

Con información del El País 

El demócrata se disculpó en dos ocasiones, por carta y en una rueda de prensa, defendió que trabajaría por aprender de sus errores y se mostró dispuesto a que se el Comité de Ética le investigara. Pero no pudo despejar dudas sobre si recibiría más acusaciones y, este miércoles, minutos antes de las peticiones de dimisión con el demócrata, publicaron que una sexta mujer fue víctima de los avances sexuales de Franken antes de su etapa como senador. Aunque parecía haberse librado de males mayores, la burbuja explotó.

“Aunque el Senador Franken tiene derecho a que el Comité de Ética concluya su investigación, creo que sería mejor para nuestro país si él mandará un claro mensaje de que cualquier tipo de conducta inapropiada hacia las mujeres en nuestra sociedad es inaceptable con el abandono de su puesto”, escribió en Facebook la senadora Kirsten Gillibrand, la primera legisladora en alzar la voz. Su petición desencadenó una cascada de apoyos por una docena de senadoras demócratas y otros senadores del mismo partido. El director del Partido, Tom Perez, también se sumó a la iniciativa.

Sigue el escándalo

Durante unos días pareció que la clase política se había salvado de la fuerza imparable de la ola de revelaciones sobre acoso y abuso sexual que ha impregnado Estados Unidos y acabado con las carreras profesionales de hombres poderosos en Hollywood, la prensa y el entretenimiento. Pero este martes, el demócrata Conyers, presionado por los líderes demócratas del Congreso, se retiró tras conocerse que manoseo y tocó al menos a dos mujeres. Franken ya ha anunciado que comparecerá ante los medios este jueves.

Los alegatos por los comportamientos sexuales también afectan al Partido Republicano. El candidato republicano al Senado por Alabama, Roy Moore, ha sido acusado por abuso y acoso sexual al menos a ocho mujeres. Una era menor de edad cuando Moore trató de mantener relaciones con ella. En un primer momento, los líderes del partido le presionaron para que abandonara la pugna política. Pero el presidente Donald Trump le ha respaldado públicamente y ahora el candidato, un ultraconservador, continúa recibiendo dinero de los conservadores para lograr el asiento en la Cámara Alta. Si Franken cae, quedará en evidencia un doble trato a estos asuntos en cada partido; uno que castiga los acosos y otro que los ignora.

Relacionados: