El Nuevo País .

A la familia y a las madres, les decimos que no están solas

A la familia y a las madres, les decimos que no están solas. Aquí estamos las mujeres de los partidos políticos para rescatar nuestro país.

Extracto del comunicado leído por las mujeres de los partidos políticos de Oposición:

”Nuestro mensaje para las miles de venezolanas que sufren a diario los embates de un gobierno sordo e indolente, que no escucha los reclamos de la familia venezolana. ¡Basta ya de ver a nuestros hijos morir! ¡Basta ya de ver a nuestras familias enfermas, desnutridas y separadas por una diáspora que está acabando con la familia venezolana! Venezuela fue siempre el país anfitrión de todo aquel que escapaba de las guerras, y ahora tenemos cerca de cuatro millones de venezolanos, cerca del 10 % de la población que han tenido que salir de Venezuela producto de la crisis. ¡Basta ya!

Vemos con un profundo dolor como nuestros hijos y nuestros abuelos están muriendo por hambre y falta de medicinas. Vemos jóvenes morir porque no reciben sus tratamientos. No hay reactivos. No hay antibióticos. No hay antirretrovirales. No hay una simple aspirina. ¿Cómo es posible que en la maternidad de El Tigre hayan suspendido las cesáreas porque no hay agua? No es posible que en el 2017 la desnutrición se duplicó en Venezuela, y que el 33% de nuestros niños ya tengan retardo en los patrones de crecimiento. Estamos perdiendo una generación, señores del gobierno. ¡Estamos en emergencia humanitaria!

Vemos con muchísima preocupación, el ataque del gobierno al ciudadano, al sector privado, y en este espacio queremos hacerle llegar nuestro mensaje de solidaridad a todos los comerciantes y empresarios que se han visto afectados por las recientes medidas populistas del gobierno, que quiere acabar con la producción nacional, con negocios de años, con los productores que trabajan en el campo, con los gremios, con la empresa privada. A ustedes nuestra solidaridad.

La inflación y la escasez se controlan con políticas públicas que garanticen suministros para el campo, con políticas que generen empleos, fuentes de trabajo, con la libre competencia y no con restricciones que generan un monopolio que está en manos de unos cuantos beneficiados por el gobierno, como es el caso de los CLAP. La gente tiene derecho a comprar lo que quiera, y a comer lo que quiera. Eso se llama libre competencia, libre comercio. Eso se llama Democracia. Eso se llama libertad. Como venezolanas le decimos y le exigimos al gobierno nacional que abra el canal humanitario. No queremos que ningún niño más, ni un adulto, ni un joven, muera por hambre ni por falta de medicinas.

Relacionados:

¡Todos con la fiebre del WhatsApp!

Leer más