Opinión

No hay que inventar candidatos los estantes electorales están abastecidos

No hay que inventar candidatos. Los estantes electorales están abastecidos, incluso con la vacuna contra la peste antidemocrática.

Llegamos a 2018 y dicen los estudiosos de astrología y numerología que los años terminados en 8, generalmente traen derrumbe de situaciones que parecían sólidas.

Para empezar, este 2018 se parece a 1998 cuando la situación de los partidos políticos venezolanos era muy comprometida y lucían distanciados del fervor popular y eso prendió la matriz de opinión de buscar a alguien que no tuviera que ver con esas organizaciones que, está probado, son la base de toda democracia.

Hoy vemos cómo se repite la historia. Los partidos políticos, en su mayoría, vuelven a estar muy cuestionados y son la “sopita” de todos los manipuladores y manipulados que se disputan las novedosas redes sociales.

Una vez más vemos activarse la fábrica de candidatos. Hay que estar alerta. Todo estudio de opinión tiene que ser pagado por alguien. Nadie paga por algo que no le reporte algún beneficio. Nada es gratis. Es triste ver a reconocidos políticos y analistas cayendo en ese juego impulsado por algún grupo o persona para imponer una matriz de opinión favorable a sus planes políticos o económicos.

Una vez más manipulan para imponer un nombre y hasta imploran para que la víctima escogida de antemano acepte el supuesto clamor de las masas.

Ante lo que muestra el pasado reciente, hay que estudiar todas las alternativas para no repetir los errores que nos han llevado a la peor hambruna del pueblo venezolano. La peor hambruna en un país petrolero.

La creatividad de las amas de casa para enfrentar la escasez de algunos ingredientes pudiera ser una referencia. Las amas de casa están apelando a toda su inspiración para cocinar lo que necesitan dejando a un lado lo que no se consigue.

Uno pudiera decir que los analistas políticos deberían borrar de su diccionario la palabra exquisitez y no buscar un candidato inmaculado, sino aprovechar la experiencia acumulada por algunos que han sobrevivido a dos décadas de ataques sin piedad y que hoy están presentes, sobreviviendo hasta a una amenaza de fritanga de cabezas que debería ser investigada por quienes invocan a cada rato la Ley contra el Odio.

Hay que poner a un lado toda exquisitez moral o prejuicios difundidos con evidente mala intención contra políticos venezolanos que han sido alcaldes, gobernadores o parlamentarios y han dejado obras en favor de las masas.

Es evidente que los partidos políticos creados para servir de balanza y mampara al proyecto chavista no han calado. Lo que queda en pie es la organización que, sin duda alguna, es la vacuna contra la peste antidemocrática.

Así que no hay que fabricar nuevos candidatos, sino aprovechar lo que hay en los estantes políticos y entender que todo lo dicho en contra del Pacto de Punto Fijo también se derrumbó. Ese es el camino para salir de un gobierno peor que el pérezjimenismo. Una vez superado ese escollo podemos volver a prácticas democráticas y que los muchachos aprueben el primer nivel de la política.

@jajogra

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close