EconomíaSlide

El Foro Económico da una “segunda oportunidad” a la comida de sus líderes

“Cero desperdicio” es el objetivo de la organización brasileña Gastromotiva, que alimentará con productos descartados a los 750 líderes regionales que participan en Sao Paulo, desde hoy y hasta el jueves, en el Foro Económico Mundial para Latinoamérica.

Le puede interesar: Exportaciones petroleras de Venezuela a India caen a su nivel más bajo en cinco años

Tomates maduros, cáscara de plátanos o perejil mustio, que iban a ser desechados para su cocinado, serán algunos de los ingredientes con los que el equipo de Gastromotiva, fundada en 2006 por el chef David Hertz, creará el menú que degustarán los participantes del Foro Económico.

“Es un concepto integral, nada se va a echar a perder esta semana. Todo lo van a encontrar en los bufés y también en el menú de los primeros ejecutivos. Vamos a servir comida rescatada, a la que damos una segunda vida”, explica a Efe Nicola Gryczka, consejera delegada de Gastromotiva.

La entidad se originó cuando Hertz abandonó su puesto en un restaurante de Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, para enseñar a cocinar en las favelas a jóvenes en riesgo de exclusión social.

Esa fue la semilla que después se extendería por otras ciudades de la geografía brasileña, entre ellas Río de Janeiro, donde tienen un restaurante social, así como por México, Salvador y Sudáfrica.

Con el tiempo, además de la capacitación profesional, se empezaron a preocupar por otros problemas relacionados con la alimentación como la obesidad, que se extiende como una plaga por Latinoamérica, y el desperdicio de alimentos.

“El 40 % de nuestro comida la tiramos fuera, sin utilizar. Es un desperdicio tremendo con el que se podría alimentar a la población entera”, denuncia Gryczka.

Con el tirón del Foro Económico Mundial, la intención es impulsar esta campaña de concienciación durante el evento para “mostrar que se puede encontrar una solución” para aprovechar esa comida, que de otra forma acabaría en la basura.

“Todo lo que no se utiliza (en las cocinas) lo reaprovecharemos. Si están haciendo un puré de patata, nosotros reutilizamos la cáscara de esa patata y creamos un nuevo plato. La idea es salir de este foro con cero desperdicio”, comenta.

En las cocinas del hotel Grand Hyatt, que acoge el encuentro, Kamilla Nogueira y Daniel Morais se afanan cortando palmito y cebolla. Ellos integran el equipo de trece personas que Gastromotiva ha traído hasta aquí para dar una segunda vida a los productos.

Cada hora les llega un cubo entero con alimentos que iban a ser desperdiciados por estar un poco pasados o no tener un aspecto visual atractivo y simétrico.

Kamilla, que tiene una hija de siete años, cuenta a Efe que prepara una receta con palmito al horno, mientras que Daniel junta los ingredientes para hacer una salsa de tomate.

Al frente de este equipo está Charlotte Schaus, coordinadora del Movimiento de Gastronomía Social, un concepto impulsado por Gastromotiva que ya ha sido presentado en diversas ocasiones en la ciudad suiza de Davos con motivo del Foro Económico Mundial y que ve en la comida una “herramienta de transformación social”.

Con información de EFE

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close