DestacadoSlideVenezuela

¡TIC TAC Maduro! El régimen tiembla ante designación de Mike Pompeo (+Perfil)

El político de 54 años, Mike Pompeo, recibió  la confirmación del Senado el pasado 23 de enero del 2017, para ser el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), hoy el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump le encarga ser el Secretario de Estado de la nación.

Pompeo es uno de los representantes de la línea más dura del Partido Republicano con amplia experiencia en asuntos de inteligencia, de seguridad nacional y militares.

Lea También: Trump nombra a Gina Haspel como primera mujer al frente de la CIA (+Perfil)

Desde 2011 es miembro de la Cámara de Representantes por el estado de Kansas, donde era uno de los líderes estatales de la facción ultraconservadora republicana conocida como Tea Party.

Como legislador, fue crítico del acuerdo nuclear de la administración de Barack Obama con Irán. También ha defendido programas de recolección masiva de datos personalespor parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) y un firme defensor de que se mantenga abierto el centro de detenciones de Guantánamo, en Cuba.

Pompeo defendió a la CIA después de la publicación del Informe del Comité de Inteligencia del Senado sobre la Tortura en 2014, que detalla prácticas de interrogatorio criticadas por su violación de derechos humanos.

“Estos hombres y mujeres no son torturadores, son patriotas”, dijo en su momento, además de defender las tácticas de la CIA como prácticas “dentro de la ley, dentro de la Constitución”.

Pese a que durante sus audiencias en el Senado para la confirmación en su cargo Pompeo dijo que no permitiría que la CIA use técnicas de interrogación consideradas como tortura, en una serie de respuestas escritas a preguntas de miembros del Comité de Inteligencia de la Cámara Alta aseguró que estaba abierto a reconsiderar ese asunto “para proteger” a su país.

El nuevo Secretario de Estado se graduó con honores de la academia militar West Point y luego estudió en la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard.

En la Cámara de Representantes fue miembro de la Comisión Especial de Inteligencia y del Comité de Energía y Comercio. Antes de llegar al Congreso, Pompeo fundó una firma que fabrica piezas de aviación y una compañía de suministro para yacimientos petrolíferos.

En 2013 fue criticado de tener una visión “islamofóbica” por los comentarios que hizo tras las letales explosiones en el maratón de Boston ese año.Ante sus colegas representantes, sugirió que algunos líderes religiosos islámicos podría estar alentando los ataques extremistas.

Pompeo también fue parte del Comité sobre Bengasi, creado en 2014 para investigar el ataque mortal de 2012 a un complejo diplomático de Estados Unidos en Libia.

Los demócratas lo describieron como una cacería de brujas política contra la exsecretaria de Estado Hillary Clinton. Pompeo publicó un informe después acusándola de engañar intencionalmente a los estadounidenses sobre la naturaleza del ataque.

¡Maduro tiembla con Pompeo!

Sanciones Latentes

En Enero de este año Pompeo habla de Venezuela y manifiesta que  “el presidente no estaba satisfecho con la descripción de la situación que le habíamos presentado (sobre Venezuela). Quería más claridad en relación con algunos asuntos financieros, como sobre quién tenía el dinero, los acreedores de deuda, los tiempos de pago”, contó Pompeo.

Además, el exdirector de la CIA dijo que Trump tenía un especial interés en saber “cómo estaba relacionado” el gobierno de Maduro con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, para así poder tener “una imagen más completa” de la situación venezolana. Como respuesta a los requerimientos del presidente de los EEUU, la CIA elaboró una nueva serie de informes.

“La segunda o tercera batería de sanciones obedecía a nuestras recomendaciones”, reconoció Pompeo. Esas “recomendaciones” precisamente llevaron a que Trump firmara el decreto que impone un bloqueo financiero a Venezuela y detrás de cámaras embargos petroleros y sabotajes de compras de bienes y servicios necesarios para el normal desenvolvimiento de la vida económica en el país.

Tras la pista de los “chavistas” corruptos

Anteriormente, en julio de 2017, Pompeo declaró en el Foro de Seguridad del Aspen Institute que la CIA trabajaba coordinadamente con los gobiernos de México y Colombia para un cambio de régimen en Venezuela

Un mes después, en una entrevista con Fox News, dijo que “Venezuela podría convertirse en un riesgo para EE.UU. Los cubanos están allí; los rusos están allí; los iraníes y Hezbolá están allí”.

Los medios internacionales que responden a las matrices del Departamento de Estado y las agencias de inteligencia estadounidenses venden el relato de que Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y otros dirigentes chavistas forman parte de un cártel de narcotraficantes corruptos enquistados en el poder ejecutivo venezolano, que reprime y viola los más fundamentales derechos humanos y democráticos. Esto sin prueba alguna y manipulando hechos e indicios que apuntaran directamente al Gobierno Bolivariano como parte estratégica de la operación de cambio de régimen que intentan ciertos poderes occidentales aplicar en Venezuela.

Tal vez por ello fue bienvenida la asistencia y participación como asistente al foro con el jefe de la CIA de Roger Noriega, que apoyó a la Contra nicaragüense con armas gracias al tráfico de drogas en la década de 1980, puesto que este ex diplomático del gobierno de George W. Bush, quien tiene años intentando crear un consenso dentro del establishment estadounidense para atacar con más agresividad a Venezuela, preguntó a Pompeo si la CIA posee información puntual sobre las organizaciones criminales transnacionales, sobre todo grandes carteles de estupefacientes ilegales, que influyen “en la destrucción de Venezuela”, refiriéndose por inferencia al chavismo.

Noriega también mencionó que era importante conocer la raíz de las redes financieras por las que supuestamente canalizan el dinero el “régimen de Maduro”, pues uno de los objetivos de los EEUU -a su juicio- tiene que ser la recuperación de activos, unos 350 mil millones de dólares (un número claramente especulativo), “para devolvérselos al pueblo de Venezuela”.

Ante la participación de uno de los protagonistas del célebre caso Irán-Contra, destapado por el periodista Gary Webb, en el que la CIA también estaba involucrado, Pompeo respondió que no tenían esa información “al nivel necesario”, sin embargo siguen trabajando en ello para poder cumplir con las expectativas señaladas por Noriega.

Mike Pompeo forma parte del equipo de confianza de Donald Trump, quien intenta atraer las acciones y planes de la CIA a su resguardo en miras a la estrategia de política exterior de su administración (según analistas como Thierry Meyssan)

Intervención y restitución de la democracia en Venezuela

Mike Pompeo, afirmó el domingo 13 de agosto del 2017 que Estados Unidos se está tomando esto de forma seria “Esto es algo que tiene el riesgo de llegar a un lugar muy malo, por eso Estados Unidos debe tomarlo muy en serio”.

Pompeo señaló, además, que durante sus siete meses de gestión al frente de la CIA solo se vio “un deterioro continuo” de la situación de Venezuela. Aseguró que Nicolás Maduro sigue aumentando su poder y cada vez “inflige más dolor al pueblo” venezolano.

“Venezuela es una dictadura”, fue la frase utilizada por Pompeo para definir al régimen madurista, ya que además de hacer sufrir al pueblo venezolano, la violencia utilizada en contra de sus habitantes es “inaceptable”.

Calificó el gobierno del presidente Maduro como una “dictadura” denunciando que utilizan francotiradores para matar a los ciudadanos durante las protestas en su contra.

“La política estadounidense es trabajar con nuestros socios latinoamericanos para tratar de restaurar la democracia”, agregó.

Las declaraciones de Pompeo tuvieron lugar luego de la advertencia del último viernes del presidente Donald Trump, quien no descartó una operación militar en el país.

TIC TAC Maduro

Venezuela está en la mira de Estados Unidos, y hace todo lo posible para crear las condiciones que posibiliten un cambio de régimen en un contexto donde los interlocutores locales (la oposición venezolana) se encuentran divididos y debilitados en el campo político y electoral, sin ninguna fuerza que imponer al chavismo. Por ello EEUU toma las cartas de sus asuntos, desplaza al antichavismo interno y opera a la vista de todos con el fin de caotizar el país vía asfixia económica y financiera, con miras a un derrocamiento del régimen de Nicolás Maduro.

Se espera conocer las acciones de Pompeo ante la cruda realidad que viven los venezolanos, a consecuencia, de la mala gestión de Maduro y sus seguidores.

Con Información de Misión Verdad

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close