DestacadoOpinión

El 21 de mayo, después del descalabro, hay que recomponer una oposición inteligente y sensata que reanude la confrontación

Por Antonio Ecarri Bolívar

El 21 de mayo, después del descalabro, hay que recomponer una oposición inteligente y sensata que reanude la confrontación.

 “No quiero morir idiota. Yo estoy casi a punto de conseguirlo, pero compruebo con pena que muchos de mi edad y sobre todo más jóvenes han dejado prematuramente de intentarlo”. Fernando Savater

El tema de la idiotez, en política, debemos definirlo como el extremismo necio, infecundo e inocuo que, aún en pleno siglo XXI, creen algunos que puede ser el sustento de alguna política exitosa: la totalitaria, de un extremo u otro del cotarro político, que piensan algunos poder imponerla, a sangre y fuego, en desmedro de la otra. Aunque hay que reconocer que el tema no es solo venezolano, sino Latinoamericano y ni siquiera a la vieja y noble madre Patria podemos dejarla por fuera del análisis sobre la idiotez.

Aunque no exageremos, no se trata de todos los habitantes de Iberoamérica y España a quienes podamos colgarles el Sambenito de idiotas, no señor, sino a una vieja izquierda a la que Teodoro Petkoff llamaba “borbónica”, porque “ni olvidaba ni aprendía” (no es el caso de los Borbones de hoy, por cierto); y por la otra parte, del espectro radicalmente contrario, unos conservadores (para no utilizar la demodé palabra “derechista” que nadie quiere asumir) que son tan atrasados o peores, que los del extremo opuesto. Veamos.

Durante los únicos cuarenta años de progreso y bienestar que hemos tenido, Venezuela fue -en nuestra accidentada historia de guerras civiles, montoneras y matazones desde que somos República- una nación donde los adversarios políticos discutíamos y hasta una que otra “trompada estatutaria” (Gonzalo Barrios dixit) nos dábamos, pero no pretendíamos hacer desaparecer, físicamente hablando, al adversario. No hablo solo de los militantes más civilizados, integrantes del Pacto de Puntofijo, obligados por la militancia en los partidos signatarios del acuerdo político más pertinente de la historia de Venezuela, sino incluso de los comunistas, execrados de ese Pacto, quienes por ello y otras causas internacionales, cometieron la idiotez de alzarse en armas, aunque después rectificaron.

Estos últimos fueron derrotados de manera omniosa, pero luego no solo salieron perdonados por una política de pacificación adelantada por los demócratas, sino que una vez se integraron a la lucha civilizada, muchos de ellos, terminaron siendo Ministros, Embajadores y gobernadores de ese Estado que quisieron defenestrar y no pudieron. A partir de allí, dejaron la idiotez de andar resolviendo a tiros las diferencias políticas o ideológicas. Afortunadamente, aquellos contendientes, lanzaron un manto de perdón y olvido a sus mutuos agravios.

Ah, pero llegó Hugo Chávez y mandó a parar: vino, entonces, a estimular esa idiotez que permanecía latente en nuestros cromosomas de hombres a caballo, que protagonizamos guerras civiles- desterradas por Bolívar con su famoso Decreto de Guerra a muerte, logrando frenarla mientras peleábamos la independencia- y, reanudada a partir de 1830 cuando nuestros libertadores creyeron llegado el momento de repartirse este botín llamado Venezuela y empezaron a matarse hasta 1908, cuando Juan Vicente Gómez pacificó Venezuela, a plomo limpio, liquidando, físicamente, a cuanto caudillo le quiso hacer competencia en el manejo de este botín y esta hacienda.

Decía que Chávez mandó a parar la lucha civilizada, para comenzar a incentivar los viejos odios, resentimientos y reconcomios que estaban adormecidos por algo llamado civilización y logró que la barbarie de Doña Bárbara reviviera, para venir a derrotar a Santos Luzardo, en pleno siglo XXI. Una vez despertado, ese morbo idiota en la población “izquierdosa”. Y también los viejos gamonales que se anotaron con Páez y, después, con todos esos sátrapas que gobernaron el siglo XIX venezolano, no podían dejar la idiotez de tantos siglos y sus causahabientes vienen ahora por la revancha, con consignas distintas en sus frases, pero exactas en los llamados al exterminio.

Toda esa idiotez no tiene futuro, pero hay que combatirla porque es peligrosísima si no se le detiene a tiempo. La historia de Venezuela, si exceptuamos los cuarenta años de civilidad -de 1958 a 1998- está llena de enfrentamientos armados y guerras civiles, donde se cometieron desmanes oprobiosos. Dígame usted, ese capítulo negro, de los cinco peores años de nuestra historia, que se llamó la “guerra Federal”, a la que hoy, idiotamente, el chavismo le canta loas. Solo recordar los desmanes de “El Agachado” produciendo degollinas a machetazo limpio o de Martín Espinoza, quien era un asesino tan desalmado que en cada pueblo pretendía contraer nupcias y ordenaba al Cura de la Parroquia que santificara esa unión forzada. En el caso de que el sacerdote se opusiera a tamaño sacrilegio, pues lo mataba. Y así, solo por poner esos dos ejemplos, pues ocurrieron miles de crímenes.

Hay que salirle al paso a esa idiotez, porque ya sufrimos el millón de muertos de la guerra civil española; los fusilamientos en Cuba en los años 60; los crímenes de las dictaduras del Cono Sur en los 70; las matazones en Colombia durante más de 50 años; la represión criminal del año pasado en Venezuela y, ahora, estamos viendo la represión sangrienta del sandinismo en contra del pueblo nicaragüense. Sin olvidar los asesinatos masivos en Centroamérica, donde ni los pobres curas se salvaron.

Y en España, ay España de mis amores y dolores: lo que construyeron esos gigantes de la política ibérica, como fueron Adolfo Suárez, Manuel Fraga Iribarne y Santiago Carrillo con los Pactos de la Moncloa (copiados al calco del de Puntofijo)  para borrar los horrores de la guerra civil y del franquismo; continuada, luego, esa política sensata, por dos hombres de Estado como Felipe González y José María Aznar, ahora vienen los idiotas de Podemos, grandes alcahuetes del Socialismo del Siglo XXI venezolano, a chantajear a la parte del PSOE que sigue atada al pasado de los odios de la guerra civil y el franquismo. Es que, duele decirlo, en el PSOE también hay idiotas, excepto Felipe y algunos otros… (espero que Don Felipe no ande solo). Es bueno acotar, eso sí, que vienen en auxilio de la sensatez y la civilidad española, ese movimiento nuevo de Ciudadanos, dirigido por un joven inteligente, nada idiota, que es Albert Rivera.

En Venezuela, tampoco dejan de ser idiotas quienes piensan que el mundo se acaba este 20 de mayo. Del lado del gobierno: aquellos que creen poder mantener esa política económica demodé del socialismo del S.XXI y piensan sería una traición imitar a chinos y vietnamitas; del lado nuestro, en cambio, también son idiotas quienes atacan indiscriminadamente a “electoralistas” o “abstencionistas”, sin darse cuenta que el 21, después del descalabro, hay que recomponer una oposición inteligente y sensata que reanude la confrontación, sin tener que matarnos. A menos que Savater tenga razón y todos, en Venezuela, Iberoamérica y España, “hayamos decidido, prematuramente, dejar de intentar ser idiotas”. Ya veremos.

aecarrib@gmail.com

@EcarriB

Tags
Mostrar más

Antonio Ecarri Bolívar

Democracia sin fronteras. Vicepresidente del partido Acción Democrática.

Artículos relacionados

Close
Close