Sucesos

Venezolana atacada en Perú: No sé cómo sobreviví

Fue rociada con ácido, apuñalada y violada por un sujeto

A Gilda Sol Mujica, una joven venezolana, le sorprende que haya sobrevivido al brutal ataque del que fue víctima en Perú: un hombre con quien nunca tuvo una relación amorosa presuntamente le desfiguró el rostro con ácido, la apuñaló 12 veces, la violó y planeaba cortarla en pedazos creyendo que había muerto.

“No sé cómo sobreviví porque las heridas eran tan profundas, boté tanta sangre que yo en ese momento dije ‘este es mi final, yo voy a morir aquí’ porque no creí que iba a sobrevivir a tantas puñaladas en la cabeza, en el cuello”, relató este lunes Mujica a el Nuevo Herald desde el hospital en Lima donde está ingresada.

El presunto agresor fue identificado por las autoridades peruanas como Reyner Alvarado Meza, hijo de la propietaria del apartamento donde vivía Mujica, quien tiene apenas ocho meses de haber emigrado de Venezuela huyendo de la grave crisis económica, social y política que padece su país.

Después de la salvaje agresión a la venezolana, Alvarado Meza intentó suicidarse ingiriendo veneno mezclado con yogurt. Médicos del mismo hospital donde está Mujica lograron salvarlo y ya está bajo custodia de las autoridades, reportaron medios locales.

Mujica, de 27 años, contó en la entrevista telefónica que el día del ataque, el jueves de la semana pasada, estaba sola en el apartamento, ubicado en la cuadra 2 de la calle Los Geranios, en Puente Piedra, esperando que la dueña del inmueble llegara para inspeccionarlo, ya que la joven le había comunicado a la mujer, mediante el hijo, que se estaba mudando después de vivir allí seis meses.

Pero quien se presentó fue Alvarado Meza. Llegó con una bolsa verde de la que no se desprendió en ningún momento. Mujica dijo que ahí tenía las armas que usó para atacarla: ácido y un cuchillo.

La joven asegura que nunca tuvo una discusión con el sospechoso, tampoco una relación de amistad o de noviazgo. Solo le entregaba el dinero del alquiler y en dos ocasiones le permitió pasar al apartamento 15 minutos máximo porque él pidió permiso para cargar su teléfono celular.

Hace aproximadamente un mes atrás, el hombre le envió un mensaje de texto preguntándole si podía pasar a buscarla para almorzar. Ella no le respondió y Alvarado Meza no insistió, dijo la mujer.

Pero cuando Mujica le pidió que le informara a la mamá que se mudaría, luego de que ladrones se metieron al apartamento y le robaron hasta sus ahorros, el hombre le envió 15 mensajes de texto. En uno de ellos le dijo “señorita, disculpe que se lo diga, la amo tanto desde el primer día que la vi”, según la mujer.

“No le respondí ninguno de esos mensajes. Nada más le pedí que viniera su mamá a inspeccionar el apartamento”, dijo la joven.

Quien se presentó a la inspección fue Alvarado Meza y ninguno de los dos habló de lo sucedido con los mensajes. Luego de ver el apartamento, se metió en una de las habitaciones y le pidió a Mujica que fuera un momento a ver algo. Ella, sin presentir el horror que estaba a punto de vivir, fue al cuarto.

Cuando se acercó, el hombre abrió la puerta, le lanzó ácido al rostro y le clavó el cuchillo en la cabeza mientras le gritaba “perra muere, maldita tienes que morir. Vas a morir por haberme rechazado. Yo te amaba y tu me rechazaste”, dijo la mujer.

“Yo grité, pedí auxilio. Le dije que no me siguiera lastimando. Me acuchilló varias veces en el cuello y la cabeza. Las puñaladas en la cara no son tan grandes porque yo metí la mano buscando salvar mi vida y le aguanté el cuchillo por el filo, eso me ocasionó una herida grande en la mano y me quedó un dedo colgando”, detalló Mujica.

La joven perdió la visión en el ojo derecho por el ácido que le destruyó la cornea y la zona entre el mentón y la mejilla.

Y al horror del ataque se sumó algo más: “Me violó”, dijo.

“Yo quedé inconsciente y comencé a botar espuma por la boca por el ácido que me tragué. Me dio con los pies. Él pensó que yo estaba muerta”, dijo la mujer, y añadió que cuando volvió en sí “escuché que estaba hablando con alguien por teléfono a quien le dijo que ya estaba muerta, que me cortaría en trozos y me metería en una bolsa negra”.

Logró arrastrarse hasta la ventana de la habitación y lanzarse desde un tercer piso para salvar su vida. Eso le ocasionó fracturas en un pie, un tobillo y la pierna izquierda.

“Lo único que pido es justicia”, dijo Mujica, y añadió que también necesita donantes de sangre para poder recuperarse.

Información de El Nuevo Herald

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close