Mundo

Kim campeón de la cumbre con Trump según los medios norcoreanos

Medios oficiales norcoreanos han ofrecido a su población una versión según la cual su máximo dirigente hizo "historia".

Los medios oficiales norcoreanos han ofrecido a su población una versión de la cumbre de Singapur según la cual su máximo dirigente además de hacer “historia” habría conseguido que el presidente Donald Trump suspenda las maniobras conjuntas de su ejército con las fuerzas de Corea del Sur y estudie “levantar las sanciones” en el futuro, sin otorgar relevancia alguna al hipotético compromiso norcoreano de “desnuclearización”.

De hecho, el texto oficial recurría ya al modo condicional al señalar que el propio Kim Jong-un aclaró que “lograr la paz y la estabilidad de la Península de Corea y su desnuclearización, los dos países deberían abstenerse del antagonismo mutuo“.

A tenor de este relato, el jefe de filas norcoreano añadió que sólo si “Estados Unidos adopta medidas genuinas para generar confianza” su país “podrá seguir tomando medidas adicionales de buena voluntad”.

Pyongyang parece convencido de que el futuro proceso de negociación sólo avanzará siguiendo el sistema que habían exigido: “paso a paso” y a través de “acciones simultáneas” -como insisten sus medios-, algo que Trump había dicho que no aceptaría al equipararlo con el modo de negociación usado por sus antecesores que siempre calificó de total fracaso.

Los norcoreanos pudieron asistir durante la jornada al hecho inédito de ver las primeras imágenes de su máximo líder en compañía de un presidente en ejercicio de la misma nación que causó la devastación del país durante la última guerra y a la que su aparato de propaganda ha dedicado los peores insultos.

El principal periódico, Rodong Sinmun, dedicó una espectacular cobertura al encuentro que incluía más de una treintena de fotografías y la copia del acuerdo pactado. Las instantáneas no sólo presentaban a los dos protagonistas intercambiando apretones de manos y risas, sino hasta una en la que aparece John Bolton -que siempre abogó por el cambio de régimen en Pyongyang- saludando respetuosamente a Kim Jong-un.

Las fotos llegadas desde la capital norcoreana permitían apreciar a decenas de personas congregadas en las estaciones de metro donde se exhiben normalmente copias de Rodong Sinmun, absortos con el visionado de esas imágenes.

Según los medios norcoreanos, Trump y Kim Jong-un acordaron visitar sus respectivos países aunque no ofreció una fecha concreta para esos desplazamientos.

“Los dos líderes aceptaron con mucho gusto las respectivas invitaciones, con la convicción de que será otra ocasión importante para mejorar las relaciones” bilaterales, escribió la agencia KCNA.

El aparato de propaganda norcoreano otorgó un especial énfasis a la exigencia de Kim Jong-un para que Washington acabe con las maniobras con Corea del Sur para evitar “la irritación (de Corea del Norte) y la hostilidad militar”. El texto oficial añadía que Trump se mostró “comprensivo” en este sentido y ordenó detener esas prácticas.

La determinación del propio Trump en este sentido tampoco parece definitiva ya que en una entrevista con la cadena Fox News puntualizó que esa suspensión sólo se aplicará “mientras negociemos de buena fe”.

Citado por la agencia Reuters, Moon Hong-sik, investigador del Instituto para la Estrategia de Seguridad Nacional, opinó que todoeste despliegue informativo está destinado a “mostrar que Kim Jong Un jugó un papel importante y logró una gran victoria”.

“Han conseguido exactamente lo que querían. Una cumbre en tanto que potencia nuclear con Kim al mismo nivel que Trump y que EEUU aceptara la suspensión de las maniobras. Es una victoria para Kim Jong Un”, le secundó Moon Seong-mook, un ex militar surcoreano y ahora director del Centro de Estrategia para la Unificación de Seúl.

La concesión de Trump ha sido suscitado una auténtica conmoción pública en los dos principales aliados de EEUU en la región: Corea del Sur y Japón.

El ministro de Defensa de Tokio, Itsunori Onodera, enfatizó que esos ejercicios son “vitales” para la seguridad de toda la región.

“Quiero transmitir esta idea a Washington y también a Seúl”, agregó.

Por su parte, Trump siguió aferrado a su particular visión de lo acaecido que dijo ha evitado una “catástrofe nuclear”, la misma que ambos líderes amenazaron con provocar en su intercambio dialéctico del pasado año.

“No hay más lanzamiento de cohetes, pruebas o investigación nuclear. Gracias al presidente Kim, nuestra jornada fue histórica”, añadió en otro tuit.

Con información de El Mundo.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close