DestacadoEspaña

Dimite ministro de cultura en España asegurando que ha sido víctima de una cacería de brujas

"Buscan minar el proyecto de regeneración del presidente Sánchez y no voy a permitirlo"

Màxim Huerta nombrado por Pedro Sánchez ministro de Cultura hace apenas una semana, ha presentado su dimisión durante una comparecencia ante la prensa tras acudir a La Moncloa para presentar su dimisión ante el presidente del Gobierno. El periodista ha tomado esta decisión después de conocerse que fue sentenciado a pagar a la Agencia Tributaria un total de 365.939 euros por utilizar una empresa interpuesta para pagar menos impuestos entre 2006 y 2008.

Huerta ha transmitido su dimisión a Sánchez después que el Partido Popular, PP y Podemos hayan exigido su dimisión o destitución, pese a las explicaciones de Huerta, quien ha asegurado que todo se debió “a un cambio de criterio de Hacienda. No hubo mala fe, no oculté nada. Estoy al corriente de mis obligaciones fiscales”, ha dicho.

Lea también:  Urdangarín se presenta en Audiencia de Palma y tiene cinco días para entrar en prisión 

Llegué a este ministerio hace una semana ilusionado, pero consciente de todo el trabajo que este país tiene por delante. La propuesta del presidente me hizo sentir el peso de la responsabilidad. Hice todo convencido, ilusionado; convencido que podía servir a mi país y la cultura”, expresó.  

Prosiguió indicando que, “lo acepté sabiendo que sería blanco de las críticas por trabajar en un medio que todos ven y todos demonizan. Hoy hay que mirar al futuro. Hemos tomado una decisión muy importante, pensando de manera autónoma en la cultura y la transparencia en la política, las cosas que más creo en la política. Soy absolutamente inocente”. 

Estoy al corriente con Hacienda. Asesorado por mi asesor fiscal, como tantos creadores, facturé a través de una sociedad limitada y no era ilegal en ese momento. Fue hasta que Hacienda decidió cambiar de criterio en aquel momento se llegó a decir que aquellas inspecciones retroactivas eran una casa de brujas contra críticos a aquel Gobierno. Pasé al fisco cuando me reclamaron, convencido de mi inocencia” 

Explicó que presentó un recurso, “y no es una condena por fraude, si no una multa que perdí ante Hacienda para reclamar mis derechos, como tantos creadores. Vivimos en una sociedad ahogada por el ruido, la descalificación, la desinformación interesada. No importa que yo no haya cometido un fraude, porque fui yo quien reclamó”· 

Aseguró que lo único que se busca es minar el proyecto de regeneración del presidente Sánchez, “y no voy a permitirlo, porque corren nuevos tiempos y los inocentes prefieren irse y no salpicar a los que quieren un nuevo rumbo y una política limpia. He pagado esta multa dos veces: Primero pagando a Hacienda y la pago ahora por segunda vez aquí, ahora, porque la inocencia no vale de nada ante esta jauría”. 

Señaló que, “A veces hay que retirarse y eso hago. Porque amo la cultura y eso hago. Hay momentos que hay que retirarse. Me voy agradecido. Me voy agradecido por la confianza que me dio el presidente, por la buena disposición de todos los funcionarios, por el talante que tuvo el equipo saliente. Me voy con la abnegación de quien ama su trabajo por encima de todas las dificultades. Me voy porque amo la cultura más que nada y porque así voy a poder colaborar más en este sueño y esta ilusión de Sánchez” 

Me voy porque como el presidente estoy muy convencido de que necesitamos transparencia. Transparencia hasta cuando no hay nada turbio. Esa es la diferencia con todo lo demás” 

Concluye la comparecencia de Màxim Huerta en la que ha presentado su dimisión como ministro de Cultura, tras asegurar que ha sido víctima de una “caza de brujas”, que no hizo “nada turbio” y que creó su sociedad limitada aconsejado por su asesor fiscal. Ha asegurado que no ha sido condenado por fraude fiscal sino que fue multado tras reclamar a Hacienda al discrepar del dinero que el fisco le exigía.

Fuente: El País

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close