Latinoamérica

Los candidatos se atacan en el último debate presidencial de México

La reforma educativa implementada por el gobierno de Enrique Peña Nieto fue el tema sobre el que los candidatos intercambiaron más ideas

El tercer y último debate entre los candidatos a la presidencia de México, celebrado este martes 12 en Mérida, Yucatán, estuvo marcado por la discusión sobre mantener o cancelar la reforma educativa y el cruce de acusaciones sobre presuntos actos de corrupción entre Ricardo Anaya (PAN-PRD-MC), José Antonio Meade (PRI-PVEM-NA) y Andrés Manuel López Obrador (Morena-PT-PES).

A las 20:45 horas, quince minutos antes de que comenzara el debate, en la página de Youtube Caso Anaya se hicieron públicos un audio de casi cuatro horas y un video de 52 minutos sobre los presuntos actos de corrupción que habría cometido Ricardo Anaya en colaboración con el empresario Manuel Barreiro, un caso que ha marcado las campañas en la última semana.

Sin embargo, el tema de estos nuevos videos pasó inadvertido por los aspirantes y los tres moderadores del debate, los periodistas Gabriela Warkentin, Carlos Puig y Leonardo Curzio. Como ha venido repitiendo desde hace días, Anaya aseguró que las acusaciones son una campaña sucia en su contra por parte del gobierno federal.

“Yo he sido blanco de una campaña brutal de ataques, de infamias, porque cuando dije que cuando sea presidente habrá una Fiscalía independiente para investigar a Peña Nieto, para investigar Ayotzinapa, la casa blanca. Por decir esto, me atacan. No les tengo miedo”, dijo el panista.

Anaya insistió en que López Obrador ha pactado con el gobierno de Enrique Peña Nieto para que éste último no sea perseguido.

“No he pactado con él. No lo he visto en seis años”, repitió una y otra vez López Obrador.

Ante los ataques que recibió de Anaya y Meade, el candidato de Morena dijo: “Están desesperados. ¿Yo qué culpa tengo de que ustedes estén empatados? Creen que aquí en el debate van a remontar 30 puntos. Serénense”.

Por momentos, los temas centrales del debate —crecimiento económico, pobreza y desigualdad, educación, ciencia, tecnología, salud, desarrollo sustentable y cambio climático— fueron dejados de lado por los aspirantes.

Reforma educativa
La reforma educativa implementada por el gobierno de Enrique Peña Nieto fue el tema sobre el que los candidatos intercambiaron más ideas.

López Obrador aseguró que, de ganar la Presidencia el próximo 1 de julio, ordenará cancelarla y en su lugar, planteó implementar un plan educativo que incluya a docentes y padres de familia.

A su juicio, esta medida no solo tuvo impacto sobre la educación sino que se trató de una reforma laboral para los docentes, con la cual se ha perseguido y castigado a los profesores. Ante las críticas de sus contrincantes, López Obrador negó un pacto con la exlíder magisterial, Elba Esther Gordillo, quien está bajo prisión domiciliaria por actos de corrupción.

Por su parte, Anaya dijo que la implementación de la reforma educativa no ha sido la correcta, a pesar de que su partido, el PAN, apoyó la legislación como parte del Pacto por México que impulsó Peña Nieto al llegar a la Presidencia.

Los cuatro aspirantes presidenciales —incluido el independiente Jaime Rodríguez Calderón— hicieron promesas de mejores salarios y condiciones laborales a los profesores, uno de los grupos que representan mayor votación entre el electorado mexicano.

Información de Univisión

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close