SlideVida

La muerte de un hijo: Seis pasos para sobrellevar el duelo

Tu vida cambia para siempre, pero no significa que todo se haya terminado.

La muerte de un ser querido es una de las cosas más difíciles de afrontar en la vida. Pero cuando la pérdida es de un hijo es lo peor que le puede pasar a una madre o a un padre, pues el dolor es algo inimaginable.

No hay fórmula mágica para superar este dolor, que de hecho, muchos aseguran no se supera, sino que se aprende a vivir con él.

Cuando los padres pierden a un hijo por enfermedad, se puede decir que el duelo comienza antes del fallecimiento, pero cuando la muerte es repentina se produce un shock que genera caos y depresión en las familias.

“El acompañamiento espiritual, de carácter laico o confesional, por parte de una persona con formación y experiencia sobre las emociones, conflictos familiares y proceso del duelo que se generan en torno a la muerte de un hijo resulta de ayuda en esos momentos tan difíciles”, explicó Tew Bunnag.

Es por ello que El País enumeró una serie de pasos para aceptar poco a poco esta pérdida y entender que cada proceso es distinto, que cada quien lucha a su manera y que es posible con el tiempo recuperar la sonrisa y la alegría.

Buscar ayuda

La vida no viene con un manual de cómo superar cada situación, es por eso que buscar ayuda profesional es lo más apropiado para vivir ese duro episodio.

Comunicación entre los padres

Al perder un hijo es importante que los padres que enfrenten ese duro proceso se comuniquen, compartan sentimientos de tristeza, rabia, frustración, sin culparse por lo sucedido. En caso de que haya fallecido por una enfermedad, los padres deben buscar el alivio de que ese hijo no padecerá más y descansará definitivamente.

Evitar las mentiras con el niño o el adolescente que va a morir

Si el niño solicita información sobre su situación, qué le va a ocurrir o hace preguntas como ¿voy a morir?, se puede adaptar el mensaje para que sea acorde a su edad o preguntarle, ¿qué te preocupa? para motivarle a explorar y expresar sus propias emociones al respecto, con amor y comprensión.

Es importante señalar que los niños viven su propia muerte de una manera más sencilla y natural que los adultos, ya que tiene menos prejuicios sobre el tema.

Expresar emociones sinceras

Cuando los padres están en la traumática y complicada situación de despedirse de su hijo que va a fallecer, la autenticidad puede ser la forma más respetuosa de decir adiós. Expresar las emociones tal cual se sientan, sin dejar de lado la fortaleza para el joven que está enfermo.

Despedirse con un ritual

Puede ser en un acto íntimo y familiar, que sea diferente al entierro o la cremación. Puede tratarse de la lectura de poesía, cartas o la escucha de determinadas canciones significativas.

Hacer un homenaje o recordar el legado ese hijo

Hay muchas opciones para recordar a ese hijo, puede ser un homenaje o continuar algún sueño que el niño tenía. Pensar que meta le hubiese podido cumplir a ese niño antes de morir, lo que ayudaría a transformar el dolor en orgullo y de esta forma quedar inmortalizado.

Información de Caraota Digital

gp

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close