fbpx
NacionalesSin categoría

Hora de rectificaciones en la MUD

En la oposición y en el Gobierno todavía hay dirigentes que no ad-miten que la polarización se agotó como estrategia. Los más abiertos han entendido que llegó la hora de las rectificaciones y las están intentando.

En la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), por ejemplo, hay signos de enfoque maduro.  El hecho de nombrar una junta de reestructuración en vez de despedir a su actual secretario ejecutivo indica que esa alianza ha superado su dependencia intelectual del subgrupo que mayores recursos económicos aporta a la alianza y entiende que el triunfo en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015 no se puede lanzar a la basura.

Lo que acuerde esa junta de reestructuración debe ser para bien de todos porque esa alianza no debe ser solo para conseguir elecciones, sino para buscar correcciones a los graves problemas que está sufriendo el país.

La junta reestructuradora la preside Jesús “Chúo” Torrealba, y la integran también José Ignacio Guédez (Causa R), Enrique Márquez (UNT) y Juan Carlos Caldera (PJ).

Se adelantó que la coordinación política estará a cargo del llamado G-9 compuesto por PJ, VP, AD, UNT, MPV, AP, ABP, Vente Venezuela y La Causa R.

En cuanto al gobierno nacional, hay muestras de que algunos dirigentes están tratando de enderezar el rumbo. Las noticias sobre funcionarios detenidos por corrupción y hampones abatidos por las fuerzas policiales serían un anuncio en materia de la inseguridad, aunque para acabar con la impunidad deben asumir la necesidad de un sistema judicial libre de presiones. También hay noticias sobre revisión de aspectos de la economía que han tergiversado la producción nacional y opacado la claridad del mercado. Expertos recomiendan a la cúpula gubernamental dejar que cada poder cumpla con sus tareas de la manera más diáfana y transparente posible y sin que priven intereses políticos sobre sus decisiones.

El periodista, luchador gremial y abogado Alberto Jordán Hernández reveló la semana pasada detalles de su relación con el fallecido Hugo Chávez, a quien defendió cuando estuvo preso después de la intentona golpista del 4 de febrero de 1992.

Frases de Chávez afianzan lo que ha sostenido el editor Rafael Poleo sobre que Chávez no era socialista desde el comienzo, sino que Fidel Castro “le sorbió los sesos”.

También puede ser cierto que una cosa dicen los aspirantes al poder cuando están buscando los votos, y otra cuando los consiguen.

En todo caso, el periodista y abogado recuerda que fue en el Foro Social Mundial de Porto Alegre-Brasil, el 30 de enero de 2005, cuando Chávez anunció el “tránsito hacia el Socialismo del Siglo XXI”, término acuñado por el sociólogo alemán Heinz Dieterich Steffan, y lo presentó como un proyecto “basado en la solidaridad, en la fraternidad, en el amor, en la libertad y en la igualdad”.

Alberto Jordán Hernández explicó que en la campaña presidencial de 1998 y en los primeros años de su gobierno, Chávez dijo en diferentes entrevistas, cosas como las que siguen:

“En la transformación del modelo económico, no queremos ni el estatismo, ni el socialismo, ni el comunismo”.

“Quien diga que el marxismo tiene vigencia tendría pretensiones más divinas que humanas”.

“No podemos seguir con estos modelos impuestos que generan hambre, miseria, desestabilización social, rebeliones populares, violencia”.

“Vamos a proteger las inversiones, tanto de capital privado nacional, como internacional. No vamos a nacionalizar la banca; tampoco a expropiar, vamos es a multiplicar la producción. Necesitamos una banca fuerte, capaz de impulsar y sustentar una política monetaria para impulsar el desarrollo. Hay que bajar el nivel de gastos y costos”.

“No tengo ningún compromiso con Fidel Castro, ni con la guerrilla colombiana”.

Por cierto que esa última frase tiene relación con lo dicho esta semana por el gobernador de Amazonas, Liborio Guarulla, sobre la posibilidad de que el helicóptero militar, de fabricación rusa, desaparecido con 13 personas, haya sido secuestrado por guerrilleros colombianos. Parece que a eso se debe el misterio porque la guerrilla colombiana es parte del proyecto fidelista y eso pudiera afectar el plan de convertir a los guerrilleros en “gente buena”.

Otras vías

A propósito del agotamiento de la polarización en Venezuela, varias encuestas muestran que crece la gente interesada en buscar vías distintas a las que ofrecen la MUD y el principal partido de gobierno.

Gente que al comienzo creyó en el proyecto chavista se han unido en grupos como el Movimiento Popular Alternativo (MPA).

MPA envió en diciembre una carta abierta al presidente Nicolás Maduro, llamándolo a la reflexión sobre la confrontación política en la cual los verdaderos intereses nacionales y los derechos del pueblo soberano han sido irresponsablemente soslayados, cuando no ignorados.

Le precisan que “en materia de corrupción de funcionarios civiles y militares, su gobierno heredó y exponenció las prácticas depredadoras y mafiosas admitidas, generadas y protegidas por el fallecido presidente Hugo Chávez Frías, quien traicionó uno de los principales compromisos del Polo Patriótico en 1998, cuando sus fundadores juramos torcer el rumbo de corrupción impuesto por el bipartidismo del siglo XX”.

Ahora en febrero de 2017, MPA propuso al Nuncio Apostólico, monseñor Aldo Giordano, superar el esquema restringido del “diálogo bipartidista”, avanzando hacia un “Diálogo Nacional Integrador” con incorporación de los muy diversos sectores de la vida venezolana a la búsqueda de soluciones urgentes, bajo el marco de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close